Han pasado solo unos días desde que Uber hiciese su presentación de los taxis voladores durante el Uber Elevate; el evento por excelencia en el que la tecnológica marca los pasos a tomar en un futuro no tan lejano. Mientras llega dicho futuro, Uber tendrá que seguir bregando con sus problemas a pie de tierra. Al menos en España, donde medio sector de transporte está a la espera de la resolución del Tribunal Supremo que habrá de tener la última palabra en lo que a regulación se refiere.

Sea como fuere, Uber sigue luchando por cambiar y evolucionar. Desde la llegada del nuevo CEO a la compañía, Dara Khosrowshahi, el objetivo ha sido modificar cualquier aspecto que recuerde al cesado Travis Kalanick. "Nos hemos equivocado y tenemos que solucionarlo", unas palabras repetidas hasta la saciedad por Khosrowshahi que se han materializado en un cambio en cuando a la relación con las autoridades del transporte en sus diferentes geografías o la vuelta atrás en algunas decisiones directamente relacionadas con datos de usuarios y conductores. Pero también con la destitución de algunos de los fichajes que formaron parte de la era Kalanick.

Salle Yoo, directora de asuntos jurídicos, y Dave Clark, responsable de asuntos externos, fueron los primeros de una lista que ahora continúa con Jeff Holden. El jefe de producto de la tecnológica, el que hasta hace unos días se mostraba ante el mundo como el encargado de llevar los taxis voladores de Uber del papel a los cielos de las ciudades acaba de anunciar que abandonará su cargo próximamente. Según publica The Wall Street Journal, no se ha determinado la causa de su renuncia, pero su contratación en 2014 (era Kalanick) hace indicar que todo ese proceso forma parte del cambio anunciado con la evolución de la directiva.

Directivo en Groupon, donde también ocupaba el cargo de jefe de producto, Holden también paso algunos años desarrollando el actual modelo Prime de Amazon.

A partir de ahora, la división de taxis voladores de la compañía pasa a las manos de Eric Allison.