ReSet (o ReSet GAMER, como se le conoce en YouTube) se hizo tristemente famoso hace poco más año cuando grabó un vídeo dando a un mendigo un paquete de galletas Oreo en las que la crema que se encontraba entre las dos mitades había sido sustituida por dentrífico. Posteriormente, lo subió a su canal en la plataforma, donde se hizo viral y acumuló millones de visitas durante sus primeros días de disponibilidad.

Esta viralidad trajo consigo una gran polémica, la cual ayudó a descubrir otros vídeos en los que el youtuber realizaba diversas "proezas" de similar índole como electrocutar gatos, por ejemplo. La situación concluyó con una denuncia por parte del Ayuntamiento de Barcelona a causa del vídeo en el que Kanghua Ren –su nombre real– vejaba a Gheorghe L. –nombre del mendigo, que se pudo conocer tras el suceso–, la eliminación de YouTube de este y los otros vídeos proclives a la controversia y la huida de dicha plataforma del Ren hasta hace un mes, aproximadamente, cuando ha vuelto a retomar su canal con más de un millón de seguidores.

El caso sigue abierto

Pese a que ha transcurrido más de un año, el caso contra ReSet sigue abierto en la actualidad, muy a pesar de Kanghua, que en su momento trató de sobornar al mendigo con 300 euros para que no dijera nada y el asunto no trascendiera. El youtuber, que llegó a asegurar que “seguro que si fuera una persona normal y no un vagabundo no dirían nada”, se embolsó algo más de 2.000 euros a través de publicidad gracias a la enorme repercusión del vídeo.

Esa cantidad podría resultar de ayuda ahora para pagar los 30.000 euros de indemnización que pide la fiscalía contra Kanghua, de 20 años, a raíz de los hechos, según revela el diario El País. Además, el sumario revela la petición de dos años de cárcel para Kanghua por un delito contra la integridad moral.