La tercera temporada de Legends of Tomorrow, serie de aventuras y ciencia ficción incluida en el Arrowverso con la que Greg Berlanti, Marc Guggenheim, Phil Klemmer y Andrew Kreisberg, caído en desgracia por méritos propios, han adaptado los comics correspondientes de DC para The CW desde 2015, se inicia en el preciso momento en que terminó la segunda, así que nuestro equipo de superhéroes problemáticos y carismáticos antihéroes afrontan las consecuencias de su última decisión a bordo de la Waverider, lo que motiva algo de la trama episódica y continuada de este ciclo, en el que los viajes en el tiempo son tan de rutina como tomar un transporte metropolitano.

Aquí hay nuevas referencias a Regreso al futuro (Robert Zemeckis, 1985) y a Prison Break (Paul Scheuring, desde 2005) de Mick Rory (Dominic Purcell), y que primero hablen del Titanic unos instantes y, seguidamente, veamos en “Freakshow” (3x02) que nada menos que Billy Zane interpreta al villano de turno se agradece por el guiño a los espectadores atentos, en una vuelta de tuerca inesperada a la posterior El gran showman (Michael Gracey, 2017). No obstante, no todas las referencias tienen por qué ser bienvenidas, y supone un gran exceso el burdo homenaje a E. T., el extraterrestre (Steven Spielberg, 1982) de “Phone Home” (3x04), además de que no han estado muy finos aquí con todo lo que permite viajar en el tiempo.

legends of tomorrow temporada 3
The CW

En “Return of the Mack” (3x05), el contubernio correspondiente de la temporada empieza a sernos revelado, con algunos giros imprevistos y una nueva virguería audiovisual que, si bien se agradece, ya la conocemos por el capítulo “Rush” (7x05) de The X-Files (Chris Carter, desde 1993) o X-Men: Días del futuro pasado (Bryan Singer, 2014) y, después de la emisión del episodio, la vimos además en Liga de la Justicia (Zack Snyder y Josh Whedon, 2017)*. Y resulta de lo más curioso que “Helen Hunt” (3x06) acabe albergando un nexo específico con la Wonder Woman (Gal Gadot) del Universo Extendido de DC Comics, a los que pertenece esta serie televisiva.

En “Crisis on Earth X, part 4” (3x08), el último capítulo del cuarto crossover del Arrowverso, que se compone de cuatro tandas entre Supergirl, Arrow (Berlanti, Marc Guggenheim y Kreisberg, desde 2012), Flash (Berlanti, Kreisberg y Geoff Johns, desde 2014) y, claro, Legends of Tomorrow, las consecuencias para los protagonistas de esta serie son mayores que para los del resto. Y tal vez uno de los episodios más destacados de esta temporada sea “Here I Go Again” (3x11), en el que nos brindan su propio Día de la Marmota, igual que ha hecho Star Trek: Discovery (Bryan Fuller y Alex Kurtzman, desde 2017) con “Magic to Make the Sanest Man Go Mad” (1x07) este mismo periodo de series.

legends of tomorrow temporada 3
The CW

Los viajes en el tiempo proporcionan la oportunidad de exhibir a personalidades históricas antes o después de que lo fuesen, como en “The Curse of the Earth Totem” (3x12) o “Amazing Grace” (3x14), e incluso jugar otro tanto con la vida pasada de los personajes, como en “No Country for Old Dads” (3x13), lo que supone una práctica constante en Legends of Tomorrow. Como la costumbre de permitir que los actores de doblaje aparezcan en persona ante la cámara: fue así con Amy Louise Pemberton, la voz de Gideon, en “Land of the Lost” (2x13), lo han repetido en esta tercera temporada durante “Here I Go Again” e incluso nos han regalado lo mismo en “Guest Starring John Noble” (3x17) con quien hace hablar al mayor antagonista de la temporada.

La lucha última con este sujeto en “The Good, The Bad and The Cuddly” (3x18) se revela, para empezar, como una recuperación de unos cuantos elementos importantes de este ciclo, y también como una épica broma pesada, deliciosamente ridícula, la cual convierte en eso al conjunto de la temporada y deja claro más que ningún otro aspecto de Legends of Tomorrow que lo que prima en la serie es el humor desenvuelto y las ocurrencias desfachatadas frente a la verosimilitud en los cambios de las motivaciones o la vertiente emocional, para las que Supergirl es un buen ejemplo. A esta circunstancia se debe sin duda su enorme ligereza y escaso poso, lo que no impide que nos parezca muy disfrutable; con una mención especial al eclecticismo de esta temporada, que une ingredientes dispares del mundo fantástico en un revoltijo digerible. Pasémoslo bien con ella y no le pidamos más.