star trek: discovery
CBS, Netflix

La sexta serie televisiva oficial de acción auténtica sobre el universo creado por Gene Roddenberry en 1966, **Star Trek: Discovery**, es todo lo que los seguidores de tan longeva saga cinematográfica podrían esperar. Los **showrunners Bryan Fuller** (*Hannibal*, *American Gods*) **y Alex Kurtzman** (*Fringe*) han sabido tomarle el pulso muy bien al espíritu trekkie. No en vano, Fuller ideó en 1997 un par de historias para *Star Trek: Espacio Profundo Nueve* (Rick Berman y Michael Piller, 1993-1999) y fue guionista entre 1997 y 2001 de *Star Trek: Voyager* (Berman, Piller y Jeri Taylor, 1995-2001); y Kurtzman coescribió el libreto de la undécima película, *Star Trek* (J. J. Abrams, 2009), con Roberto Orci, y el de la décima segunda, *Star Trek: En la oscuridad* (Abrams, 2013), con Orci y Damon Lindelof.

Todos los elementos necesarios están presentes aquí, desde la exploración espacial, con las posibilidades de su ciencia correspondiente, hasta los choques con enemigos alienígenas y otras las amenazas oscuras y los dilemas éticos y procedimentales a los que se enfrenta la tripulación de la nave espacial que le da nombre a la serie. **Las contrariedades en la obediencia a las normas y el imperio de la ley de la Federación vuelve a constituir una causa de conflictos entre los personajes, y sus luchas y embrollos interiores, una significativa complicación más en la trama**. Y, por supuesto, tampoco se han olvidado de incluir la variedad étnica y la igualdad sexual e interespecies inteligentes de este futuro ilustrado y halagüeño y, aun así, tan difícil como de costumbre.

CBS, Netflix

**Star Trek: Discovery se muestra más seriada, de trama continua, que episódica**, y el primer capítulo que puede llamarnos de veras la atención es “Magic to Make the Sanest Man Go Mad” (1×07), un curioso Día de la Marmota con montajes de cierta brillantez que recuerda muy especialmente a “Monday” (6×14), uno de los mejores episodios de *The X-Files* (Chris Carter, desde 1993), porque coinciden en el peligro mortal y en un rol de conocimientos especiales, si bien su ritmo es más acelerado y la resolución desentona un poco en su conveniencia porque no exorciza los demonios conjurados. Y en “Si Vis Pacem, Para Bellum” (1×08), durante el que las exploraciones típicas de la saga comienzan de verdad en esta serie, se introduce un concepto de *Los límites de la Fundación*, la cuarta y mejor novela de su saga escrita por Isaac Asimov, quien fue asesor científico para *Star Trek* (Robert Wise, 1979).

Pero la montaña rusa de la temporada es “Into the Forest I Go” (1×09), que posee un ritmo y un montaje notables, sucesos de gravedad, giros inesperados y un cierre que invita a seguir viendo *Star Trek: Discovery* por curiosidad pura, a partir del cual **recogen el testigo de series anteriores** —*Star Trek* (Roddenberry, 1966-1969), *Espacio Profundo Nueve* y *Star Trek: Enterprise* (Berman y Brannon Braga, 2001-2005)— **y nos introducen en un firmamento imprevisto del que los seguidores más fieles ya habían tenido noticia** hasta en ocho ocasiones, con una tremenda sorpresa más adelante, y que dota de sentido a aspectos oscuros de lo que nos mostraron en episodios precedentes y concluye en “What’s Past is Prologue” (1×13).

CBS, Netflix

**Sonequa Martin-Green (*The Walking Dead*) pone toda la carne en el asador para dar vida a Michael Burnham, y sus compañeros se ganan bien sus honorarios**, desde Jason Isaacs (*The OA*) como el capitán Gabriel Lorca, Doug Jones (*Falling Skies*) en la piel del comandante Saru, Mary Wiseman (*Longmire*) como la cadete Sylvia Tilly, Anthony Rapp (*The Knick*) encarnando al astromicólogo Paul Stamets o Shazad Latif (*Penny Dreadful*) como el teniente Ash Tyler hasta Mary Chieffo (*The Mindy Project*) poniendo rostro a la klingon L’Rell, Wilson Cruz (*Por trece razones*) como el doctor Hugh Culber, Michelle Yeoh (*Marco Polo*) interpretando a Philippa Georgiou o James Frain (*True Detective*) como Sarek.

Y, para continuar con su tradición, **Jonathan Frakes dirige “Despite Yourself” (1×10), nada menos que quien encarna al comandante William Riker en Star Trek: La nueva generación** y sus cuatro películas y pudo dirigir dos de ellas, *Star Trek: Primer contacto* (1996) y *Star Trek: Insurrección* (1998) y capítulos de su serie, de *Espacio Profundo Nueve*, *Voyager* e incluso de su parodia *The Orville* (Seth MacFarlane, desde 2017). Lo que, junto con el mando de Fuller y Kurtzman, sus virtudes y todos los detalles indiscutiblemente trekkies que contemplamos durante esta primera temporada de *Star Trek: Discovery*, nos confirma que aquí están las aventuras espaciales de siempre pero mejor que nunca en la pequeña pantalla, y **nos invitan a seguir disfrutando de ellas con ese final abierto en un último giro asombroso**.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.