Las series televisivas dignas de ser contempladas por parte de los espectadores, de entre el gran montón que se nos ofrece en esta prolífica edad de oro, siempre resultan interesantes como mínimo, es decir, el encanto de los elementos que las conforman atraen la atención. Pero si además las situaciones y las ocurrencias que se suceden son tan asombrosas que nos dejan boquiabiertos y, quizá, con la duda de qué diantres pasa aquí, pueden ocasionar cierta fascinación incluso. Para los que echamos de menos las locuras de The Leftovers (Damon Lindelof y Tom Perrota, 2014-2017) después de su reciente fin, la buena noticia es que contamos con American Gods, creada por Bryan Fuller y Michael Green para Starz este mismo año y que adapta la novela homónima de fantasía escrita por Neil Gaiman.

Las adaptaciones al cine de la obra de este escritor británico no son algo nuevo. Ahí está la miniserie Neverwhere (Dewi Humphreys, 1996), las películas MirrorMask (Dave McKean, 2005), Sturdust (Matthew Vaughn, 2007) y Coraline (Henry Selick, 2009), las también miniseries Eternals (Terry Klassen y Carl Upsdell, 2014) y Likely Stories (Iain Forsyth y Jane Pollard, 2016), la serie Lucifer (Tom Kapinos, desde 2015) y el filme How to Talk to Girls at Parties (John Cameron Mitchell, 2017). Al mismo tiempo, Fuller y Green no son primerizos en esto de la ficción televisiva, pues el uno es el responsable de series como Dead Like Me (2003-2004), Pushing Daisies (2007-2009) y Hannibal (2013-2015), y el segundo, de unos cuantos guiones de otras como Smallville (Alfred Gough y Miles Millar, 2001-2011), Everwood (Greg Berlanti, 2002-2006), Kings (2009), que también creó, o The River (Oren Peli y Michael R. Perry, 2012).

american gods primera temporada
Starz

El hecho de que la premisa de American Gods incluya a los dioses mitológicos de las diferentes culturas y épocas en el mundo moderno, grandísima idea de Gaiman, le proporciona una fuente colosal de personajes, tramas, maravillas y, sobre todo, de ocasiones para dejar al público absolutamente impresionado con ello y, tras el fin de temporada primera, con ganas de ver lo que nos deparará el futuro de la serie. Al principio, sin conocer sinopsis ninguna, uno se descubre con cara de no comprender qué es lo que ocurre ni quiénes son estos extraños tipejos con poderes inconcebibles, y conforme los guionistas van aportando información, lo único que cabe en nuestras entendederas es un vívido entusiasmo y una curiosidad efervescente.

Las escenas insólitas de un tiempo remoto que The Leftovers nos brindó al inicio de sus temporadas dos y tres, relacionadas de alguna manera con su actualidad particular, son la tónica al inicio de los episodios de la serie de Fuller y Green y con bastante longitud a veces, y ambas tienen en común que exponen las exigencias terribles de la fe religiosa, aunque sirvan de presentación para ciertos viejos dioses o seres mágicos de American Gods en lo que a esta se refiere. Pero lo que clava su historia, para la que no hay prisa en desvelarnos sus secretos, es el trasvase de la rivalidad y la competición violenta de las distintas religiones por la clientela de fieles al ánimo de las propias divinidades, que existen más allá de toda incertidumbre en este cosmos narrativo y que desean nuestra veneración, holocaustos y recuerdo antes que cualquier otra cosa.

american gods primera temporada
Starz

Se nos procura, por otra parte, el misterio y la diversión añadida de averiguar quién es quién en esta guerra sagrada, las divinidades grandes y pequeñas y otras criaturas, y aquellos espectadores que hayan tenido el buen gusto de ver Hannibal al completo, antes de su triste cancelación por las bajas audiencias, reconocerán el estilo barroco, colorido, ensoñador y sanguinolento de Fuller en American Gods, igual que el ambiente enrarecido y afianzado por la ecléctica, imaginativa y extravagante banda sonora de Brian Reitzell, la fascinación un tanto enfermiza por las circunstancias de la muerte y las secuencias oníricas con animales implicados.

Los actores escogidos para cada papel dan lo mejor de sí, sea mucho o poco según sus capacidades, tanto Ricky Whittle (The 100), Emily Browning (Sucker Punch), Bruce Langley, Yetide Badaki, Chris Obi, Omid Abtahi (Argo), Demore Barnes (12 Monkeys), Mousa Kraish, Cloris Leachman (Malcolm), Corbin Bernsen (Psych), Kristin Chenoweth (The West Wing), Jeremy Davies o Fionnula Flanagan (Lost) como Pablo Schreiber (OITNB), Gillian Anderson (The X-Files), Orlando Jones (Sleepy Hollow), Crispin Glover (Back to the Future) o Peter Stormare (Prison Break), a los que se les permite dar rienda suelta a un histrionismo medido. Pero el que está tan deslumbrante como acostumbra es Ian McShane (Deadwood) como el heterocrómico Mr. Wednesday, encarnando a otro de sus personajes astutos, locuaces y encantadores.

american gods primera temporada
Starz

Podemos tomarnos los ocho primeros episodios de American Gods como una presentación de su mundo, sus interesantes personajes y el origen y las razones de su conflicto, y como un advertencia de los que está por venir, en una temporada que sabe a poco, no porque no dé cuanto podría y todo bueno, sino porque resulta demasiado breve y no calma nuestra sed de su historia, sobre todo después de la gran demostración de fuerza divina en la secuencia climática del último capítulo. Y es que, sin duda alguna y tal como lo llama la diosa de Anderson, queremos más de este darwinismo religioso.