Mañana se cumplirá un año de la llegada a las tiendas de Nintendo Switch. Un año extraordinario para el mundo del videojuego (pese a ciertas lagunas) en el que la consola híbrida de Nintendo ha tenido un papel fundamental, cuajando uno de los mejores catálogos de estreno que se recuerdan en la industria.

Fui el primero que, admito desde ya el error parcial y mi condición de vidente fallido, no tuvo las cosas claras con la máquina. Switch (anteriormente conocida como NX) me ilusionaba sobremanera por un concepto con un tremendo potencial pero las decisiones y los pasos que tomaba la compañía nipona parecían torpedear lo que, sin duda, apuntaba a ser un producto interesantísimo.

https://hipertextual.com/analisis/nintendo-switch

Hoy, catorce meses después del evento de presentación, Nintendo Switch acumula más de 15 millones de consolas vendidas y es un rotundo éxito para la marca; menos de un año le ha servido para sobrepasar las pírricas ventas de Wii U, la que ya es uno de los grandes fracasos de compañía. ¿Los motivos? Algo tan sencillo como complicado de conseguir: un hardware cuyo valor diferencial tenga sentido y encaje en el mercado y un catálogo de exclusivos lo suficientemente extenso y sobresaliente.

Concepto y catálogo, motivos del éxito

Sobre estos dos pilares se ha construído el notablemente exitoso primer año de la consola. El concepto de aunar portátil y sobremesa en un mismo dispositivo olía a jugada ganadora desde el inicio y es que reunir todas las franquicias y estudios de Nintendo en un mismo catálogo parece un movimiento infalible. Así, doce meses han valido para saber que franquicias eminentemente portátiles como Pokémon o Fire Emblem llegarán a Nintendo Switch. Parece que el aterrizaje de otros gigantes como Animal Crossing es tan solo cuestión de tiempo.

Y ahí está el gran pilar: Nintendo Switch es, según Metacritic, la plataforma con un mejor catálogo durante su primer año de vida. Más allá de cifras y notas medias, que una consola reciba algunos de los mejores juegos del año e incluso de la historia, como The Legend of Zelda: Breath of the Wild y Super Mario Oddyssey, en su primer año de vida parece ya suficiente para situarse en lo más alto del top ventas. Pero si además se completa dicha biblioteca con títulos como Xenoblade Chronicles 2, Splatoon 2, Mario Kart 8 Deluxe, ARMS o Pokkén DX Tournament se entiende rápido la situación actual de la máquina y las cifras de ventas de la plataforma y sus videojuegos.

Asimismo, pese al punto negro que supone la notable ausencia de apoyo third party de algunas grandes compañías o las versiones menores de títulos multiplataforma, Switch también se ha erigido como una plataforma perfecta para los desarrollos independientes donde han triunfado Stardew Valley, The Binding of Isaac o el omnipresente Minecraft entre muchos otros. En total son más de 400 videojuegos los que la consola ha recibido en estos doce meses.

Precios y planificación, grandes sombras

Pero no todo en el primer año de Nintendo Switch ha sido brillante. Si minutos después de la presentación oficial destacamos los elevados precios de la máquina y sus periféricos o un apartado online nada definido, esos mismos errores han sido los principales escollos de la consola en su primer año.

Es indudable su condición de éxito de ventas pero los 330€ que sigue costando Nintendo Switch suponen un precio algo descompensado. Lo mismo ocurre con periféricos como los Joy-Con o el Pro Controller, en los 80€ y 70€ respectivamente. Comparar estos precios con la competencia directa de la consola sigue dejando claro que Nintendo sigue apostando por sobrevalorar ligeramente sus productos. Igual ocurre, por ejemplo, con algunos de sus juegos: ya sea por el elevado coste de los cartuchos o por otros motivos, un port como Donkey Kong Tropical Freeze tiene un precio oficial de 59,99€, siendo más caro que el juego original de Wii U en su lanzamiento o que ejemplos de lo que debería ser un remake o remaster como Shadow of the Colossus para PS4.

E igual que lo lógico es volcar de alabanzas el catálogo de los primeros nueve meses de la consola, tan justo es remarcar que el inicio de 2018 está siendo mucho más tibio a nivel de exclusivos y desarrollos propios. El baremo de la compañía a la hora de seguir su promesa de lanzar un gran título al mes es del todo criticable y lo anunciado para la primera mitad de año contempla un nuevo port de Hyrule Warriors, una versión remasterizada de Dark Souls (notablemente inferior técnicamente a sus rivales), un prometedor Mario Tennis Aces o un Kirby: Star Allies que parece algo intrascendente, habiendo podido probar su versión de demostración. El listón estaba muy alto pero, a falta de la llegada de pesos pesados como Pokémon o el nuevo Metroid (que parece estar desarrollado por Bandai Namco), la consola está perdiendo mucho gas a este respecto.

El apartado online, cuenta pendiente

Pero si hay un elemento del que es difícil sacar algo en positivo de la consola durante su primer año de vida es todo lo relacionado a su componente online. El crear infraestructuras de juego en línea a la altura de la competencia y los tiempos que corren nunca ha sido el fuerte de Nintendo pero todos esperábamos un profundo cambio a este respecto.

Por ello, que se anunciara la existencia de un servicio de suscripción de pago á la PS Plus o Xbox Live, tenía su lado bueno y malo; ahora, doce meses después, ese servicio ni siquiera está cerca de aterrizar en la consola y los jugadores de Nintendo Switch tenemos que seguir lidiando con decisiones tan arcaicas e incómodas como los códigos de amigo.

Mención aparte merece el estropicio perpetrado a la hora de crear el sistema de charlas de la consola, obligando sin rubor a utilizar simultáneamente una aplicación de iOS y Android creada para tal fin. Hablamos de una consola cuyo valor esencial reside en la capacidad de ser portátil que complica un proceso tan sencillo (y que lleva más de una década en la industria del videojuego) y que ha llevado a una enorme cantidad de jugadores a optar por utilizar servicios como Discord desde sus smartphones.

https://hipertextual.com/2017/03/nintendo-switch-streaming

Todavía hoy, como decíamos, no está nada claro el precio o la fecha definitiva de llegada de Nintendo Online así como ventajas asociadas como esos posibles juegos incluídos con la suscripción. También hoy, un año después, hablamos de una consola que no permite almacenar partidas guardadas en tarjetas SD o la nube, cuyas opciones de streaming son ridículas y cuya oferta multimedia es prácticamente nula.

¿Habrá revisión?

Nintendo es conocida por su tendencia a renovar, de forma constante y en ocasiones exagerada, sus plataformas portátiles. Sin ir más lejos, Nintendo 3DS cuenta ya con nada más y nada menos que cinco revisiones (desde 3DS XL hasta la reciente New 2DS XL). En cambio, no suele ser costumbre que, como puedan hacer Sony y Microsoft, revise sus consolas de sobremesa (con alguna salvedad como esa postrera Wii Mini).

¿Qué estrategia seguirá con Nintendo Switch? Es de esperar, por el éxito y por la filosofía adoptada, que la consola híbrida siga el camino de las portátiles y recibamos una versión mejorada en un tiempo: las primeras revisiones de Nintendo DS y Nintendo 3DS llegaron 15 y 16 meses tras el lanzamiento respectivamente.

Los puntos a mejorar son muy evidentes: la pantalla, que debería crecer mediante la eliminación del gran marco negro, y la batería, que no supera las dos horas y media en según qué videojuegos. Más allá, el futuro de Nintendo Switch es prometedor: Pokémon, Metroid o Bayonetta 3 están en desarrollo y en apenas unas semanas se estrenará la curiosa iniciativa de Nintendo Labo.

https://hipertextual.com/2018/01/nintendo-labo-opinion-bueno-feo-malo-revolucion-carton