Un grupo internacional de científicos, entre los que se encuentra el español David Barrado, del Centro de Astrobiología (CAB), ha descubierto un sistema planetario orbitando alrededor de la estrella K2-229, similar a nuestro Sol en relación a su temperatura y edad. Entre los mundos encontrados, los investigadores destacan la presencia de un exoplaneta con un tamaño parecido a la Tierra y con una composición similar a la de Mercurio, al que han denominado K2-229b.

El estudio, publicado hoy en la revista Nature Astronomy, da a conocer los detalles de este planeta fuera del sistema solar, que tarda tan solo catorce horas en completar la trayectoria alrededor de su estrella. K2-229b es el mundo más cercano al astro y, según las estimaciones de los científicos, su temperatura durante el día puede alcanzar los 2.330 K. Su existencia ha sido descubierta gracias al observatorio Kepler y el llamado método del tránsito, el más empleado en la búsqueda de exoplanetas.

A juicio de Susan Mullally, del Space Telescope Science Institute, el trabajo en Nature Astronomy es "interesante". La científica, que anteriormente trabajó en el reconocido Instituto SETI donde participó en el hallazgo de un planeta algo más pequeño junto a Barrado, destaca que no se trata de "otro Mercurio". "La composición de K2-229b es consistente; sin embargo, su distancia a la estrella es significativamente más cercana y, por lo tanto, es mucho más caliente. Además, tiene un radio que es aproximadamente del tamaño de la Tierra, que es 2,5 veces más grande que Mercurio", cuenta a Hipertextual.

El exoplaneta, un "laboratorio" sobre Mercurio

La proximidad a su estrella "posiblemente provoque que su manto, la parte más externa del planeta, se volatilice y que se forme una atmósfera de vapores de silicatos", explica Barrado. Parte de ese material, prosigue el investigador del CAB, "se podría haber perdido en el espacio", lo que ayudaría a entender su "singular composición". Otra hipótesis plausible, según los autores, es que el impacto de grandes asteroides hayan afectado al exoplaneta, tal y como le sucedió a la Tierra cuando se formó la Luna.

En opinión de los científicos, el descubrimiento de K2-229b ayuda a entender cómo se formó Mercurio, el planeta más cercano al Sol que explorará BepiColombo, una de las misiones espaciales más destacadas de 2018. Este mundo es uno de los planetas rocosos del sistema solar, junto a Venus, la Tierra y Marte. Sin embargo, su composición es distinta: Mercurio cuenta con un 70% de núcleo metálico y un 30% de manto de silicatos, unos porcentajes que se invierten en los otros tres casos.

Fuente: Centro de Astrobiología (CSIC-INTA)

Esta disparidad intriga a los investigadores desde hace años, que tratan de averiguar cómo se originó y evolucionó este mundo. Según el equipo en el que ha participado Barrado, el exoplaneta descubierto es un "excelente laboratorio" para entender las condiciones de formación de análogos de Mercurio. Antes de la misión de BepiColombo, impulsada de forma conjunta por Europa y Japón, Estados Unidos había lanzado dos sondas que consiguieron explorar este planeta, la Mariner 10 (1974) y la Messenger, que terminó estrellándose en 2015 finalizando cuatro años de actividad alrededor del planeta.

"Mercurio es un planeta anormal en nuestro propio sistema solar porque es mucho más denso con su núcleo metálico, a diferencia de otros planetas de tipo rocoso, lo que nos hace creer que su origen pudo ser diferente", comenta Mullally a Hipertextual. Según la científica, "es difícil acotar la formación de Mercurio porque solo hemos tenido un ejemplo, el de nuestro sistema solar". "Por eso estamos buscando planetas extrasolares", destaca la investigadora, que no ha participado en el estudio publicado hoy y que resalta la importancia de encontrar mundos "que parecen ser anómalos en sus sistemas extrasolares". El emocionante hallazgo, según sus propias palabras, puede darnos nuevas pistas sobre este mundo, a la espera del lanzamiento de BepiColombo a finales de año.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.