La octava y última temporada de Juego de Tronos no llegará hasta 2019 aunque el rodaje ya se ha puesto en marcha. Durante la grabación de los nuevos capítulos en Irlanda del Norte, uno de los seguidores de la serie ha tomado unas imágenes que pueden suponer uno de los puntos clave de la última temporada. Repito: ¡alerta de spoilers!

En las fotografías vemos que Invernalia (Winterfell) está ardiendo en llamas y, al parecer, más de 200 extras fueron contratados para una gran escena de batalla. Estas evidencias nos dan pistas sobre una posible caída de Invernalia.

Además de las fotografías, los fans han conseguido grabar la escena en la que Invernalia podría acabar reducida a cenizas.

Sansa y sus hermanos Arya y Bryan gobiernan Invernalia al final de la séptima temporada y las imágenes y el vídeo nos dejan un sinfín de hipótesis sobre la razón que explicaría una posible caída del reino.

Algunas teorías apuntan a que los Dragone podrían ser los responsables del gran incendio. ¿Podría ser el de Daenerys? ¿El de los caminantes blancos? Siempre y cuando no se siga filtrando información al respecto, tendremos que esperar hasta 2019 para saberlo.

Abril de 2019 podría ser la fecha definitiva de estreno, según afirmó la actriz Maisie Williams, que interpreta a Arya Stark en la serie de HBO, en una entrevista. Sin embargo, poco después desmintió el dato. Nos quedamos sin mes de estreno, mientras que la espera parece hacerse cada vez más larga.

Las imágenes y los vídeos de los fans se une a la filtración de algunos guiones de los nuevos capítulos el pasado mes de diciembre. Al igual que ocurrió con la séptima temporada con el hackeo a HBO, la expectación sobre la octava es tan grande que podríamos ser testigos de numerosas filtraciones hasta 2019.