Braulio Hernández Ocampo (Facebook)

La voz de alarma la dio Braulio Hernández Ocampo, delegado del Gobierno de Jamiltepec, en su perfil de Facebook. El político del Partido Revolucionario Institucional (PRI) aseguró en una publicación en la red social que el sismo de magnitud 7,2 del viernes 16 de febrero, con epicentro en Pinotepa Nacional, había provocado «la desaparición de las aguas termales de Atotonilco».

El terremoto ocurrió por el desplazamiento entre dos placas tectónicas, la de Cocos y la de Norteamérica, cuyo movimiento convergente también ha provocado miles de réplicas en las últimas horas. La más importante, de magnitud 6, sucedió el lunes 19 de febrero. Según vecinos de la zona entrevistados por Excelsior, «la tierra se agrietó y se tragó el agua».

Según El Imparcial de la Costa, las aguas termales de Atotonilco se sitúan sobre la carretera federal 200 Pinotepa-Salina Cruz, en las cercanías del puente del Tigre, y a solo diez minutos de Jamiltepec, donde existe una desviación hacia este paraje de gran belleza y atractivo turístico. Su radical transformación, inmortalizada en las dos imágenes compartidas por el delegado del Gobierno de Jamiltepec, ha sido compartida en Facebook por más de un millar de personas.

Tras los hechos difundidos por Hernández Ocampo, como informa El Universal, algunos vecinos empezaron a cavar en las inmediaciones con el objetivo de recuperar el aspecto que anteriormente tenía esta laguna termal de Atotonilco, cuyo aspecto ha cambiado por completo después del sismo del 16 de febrero. Los pobladores han lamentado que los pozos de agua tibia estén cubiertos de tierra, una situación que se agudizó, a su juicio, «por las grandes cantidades de basura».

«Es posible» que el sismo produzca su desecación

«No sé si será real, pero es posible», comenta a Hipertextual la doctora María José Jurado Rodríguez, investigadora del Instituto de Ciencias de la Tierra Jaume Almera (ICTJA-CSIC). «Puede pasar que se fracture la roca y el agua se vaya por ahí, es decir, drene», apunta la geóloga. Una segunda opción es que el agua termal que suele venir por fracturas cambie su camino al encontrar otras nuevas, explica a este medio.

En España, se observa este fenómeno en balnearios como los situados en las Caldas de Malavella (Girona), las Caldas de Montbui (Barcelona) o en Alhama de Aragón (Zaragoza), donde las aguas termales han ascendido por fracturas en las rocas. Hipertextual también se ha puesto en contacto con investigadores del Servicio Sismológico Nacional del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) para conocer su versión, sin recibir respuesta por el momento.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.