2015 ya es tierra pasada para Qualcomm. Tras ese annus horribilis en que tanto el Snapdragon 810 como el Snapdragon 615 se mostraron insuficientes para competir contra el resto de fabricantes y contra lo que hasta ese momento habían proporcionado los de San Diego, se volvió a la realidad. Y la realidad es que sus chips siguen potenciando no sólo la gama alta, sino las gamas medias y bajas de manera excelente y ofreciendo una conectividad sin parangón.

Hasta ahora, sus familias de chips se dividían en Snapdragon 200, que está muy olvidada, Snapdragon 400, Snapdragon 600 y Snapdragon 800. En cada gama tiene chips muy extendidos y otros infrarrepresentados como el casi inédito (hasta ahora) 660, pero no se puede decir que echemos de menos más propuestas. En ese sentido, por si no era poco, Samsung acaba de presentar la familia Snapdragon 700, enfocada a brindar mucha potencia en cálculo de CPU, GPU y DSP/IA a la "gama media premium", que servidor piensa que no existe.

Sin embargo, para esa gama ya existía el mencionado Snapdragon 660, que rivaliza en algunos ámbitos con joyas como los 820 y 821, por lo que por ahora no se esperaba mucho más dado a que pocos fabricantes necesitan esa potencia en equipos por debajo de los 500/600€. Desde luego, tienen un hueco complicado, pues por menos de ese precio ya se encuentran equipos como el Xiaomi Mi6 con lo más alto que ofrecen, y parece que este año volverá a repetirse.

Lo que parece que quieren hacer con la serie Snapdragon 700, todavía sin modelos concretos, es separar de lo que hasta ahora han sido los 615, 625, 630 o 630, chips de gama media sin aspiraciones, de algo que de verdad suene casi a gama alta. Es, por tanto, una novedad llegada para esclarecer las diferencias existentes con cambios de tres dígitos en el naming en lugar de saltos en decenas y centenas. Más allá del marketing, puede resultar útil, pues poco tenían ya que ver los modelos más avanzados de la serie 600 con los más económicos, particularmente en rendimiento gráfico y en conectividad.

Porque lo cierto es que el cambio existe con los Snapdragon 700. Qualcomm anuncia que esta nueva familia superará la potencia del Snapdragon 660 en inteligencia artifical en dos veces, a la vez que será un 30% más eficiente, lo que podría deberse a ser el primer chip por debajo de la serie 800 en llegar con fabricación de 10 nanómetros. Más allá de detalles en profundidad, también afirman que usarán las nuevas arquitecturas de ISP, CPU y GPU. Lo más probable es que se trate de versiones ligeramente inferiores a las vistas en el Snapdragon 845, que es muy prometedor en todos esos apartados.