Durante los últimos años, Qualcomm ha cumplido en todo momento dos características: sus SoCs han sido muy potentes y han estado disponibles en los plazos esperados –salvo alguna excepción–. Eso les ha llevado a casi monopolizar el mercado de los smartphones y tablets, donde la compañía estadounidense potencia a un porcentaje muy elevado de los dispositivos (echen un ojo a los principales flagships y/o gamas medias y apreciarán ese dominio).

No obstante, eso mismo podría no repetirse durante el 2015. Y es que la compañía estadounidense, según apuntan diversos rumores, estaría teniendo diversos problemas con dos de sus SoCs más importantes de la gama 2015: el Snapdragon 615 y el Snapdragon 810.

Problemas de sobrecalentamiento, gestión de RAM y driversEl Qualcomm Snapdragon 810 es el SoC más potente de todos los que esperamos ver en 2015 por parte de la compañía estadounidense. Llega con una CPU de ocho núcleos hasta 2.0 GHz, 64 bits, 20 nanómetros y una potente GPU Adreno 430. Su lanzamiento se esperaba para comienzos de 2015, llegando así junto a los principales flagships de compañías como Samsung, HTC, LG, Sony… etc. Pero varias fuentes apuntan a que esto podría no ocurrir debido a diversos problemas de sobrecalentamiento, gestión de memoria RAM y drivers. Esto provocaría un retraso en su disponibilidad y en su producción, algo que, obviamente, también afectaría a los principales smartphones de gama alta de esta primera mitad de 2015.

Qualcomm

Qualcomm ha anunciado oficialmente que el Snapdragon 810 estará disponible a lo largo del primer semestre de 2015, una ventana mucho más amplia que la inicialmente anunciada (primer trimestre del año). De ser finalmente cierto, tres serían las posibles soluciones:

  • Si logran solucionar los problemas a tiempo: llegarían junto a los principales flagships, tal y como estaba planeado. Nada novedoso.
  • Si logran solucionar los problemas con algo de retraso: podría traducirse en falta de tiempo para su producción, lo que limitaría el stock de Snapdragons 810 disponibles. Esto, a su vez, se traduciría en un menor número inicial de smartphones con este SoC (probablemente, solo los más grandes tendrían acceso a este, como Samsung o Sony).
  • Si solucionan los problemas con bastante retraso: no veríamos Snapdragon 810 hasta la segunda mitad del año. Y es que un retraso importante impediría a los fabricantes cumplir con sus plazos de lanzamiento, algo que no van a permitir. Así pues, optarían por otro SoC y recurrirían al Snapdragon 810 para los smartphones de la segunda mitad de año.

El Snapdragon 615 estaría sufriendo problemas relacionados con la CPUPor otra parte, encontramos el caso del Qualcomm Snapdragon 615, un SoC destinado a la gama media que ya hemos ido conociendo a lo largo de 2014. Este SoC, en principio, ya se estaría empleando en terminales como el HTC Desire 820 o el Samsung Galaxy A7 (aún por anunciar), pero se estaría detectando una serie de fallos relacionados con la CPU, lo que implicaría que los fabricantes opten por otros SoCs competidores como el MediaTek MTK6752, un SoC cota-core, 64 bits y con conectividad LTE.

Aunque el caso del Snapdragon 615 pueda parecer de menor gravedad, la realidad es que podría tener un impacto tan grande como el caso del Snapdragon 810. Y es que, como siempre decimos, las gamas medias y bajas suponen un gran grueso de las ventas para las compañías de telecomunicaciones, por lo que el impacto en beneficios del Snapdragon 615 podría ser casi tan importante como el del Snapdragon 810.

Sea como sea, nos mantendremos a la espera de Qualcomm y de sus palabras, aunque la situación, de momento, no pinta demasiado bien para la compañía estadounidense.