Karla Souza saltó a la fama después de la película Nosotros los Nobles, la opera prima del director Gary Alazraki que cuenta la historia de tres hermanos que pasan de vivir en un barrio acaudalado en la Ciudad de México a la casa familiar en un lugar humilde. Su papel de Bárbara Noble le llevó a lo más alto y, cinco años después del estreno de la película, se ha convertido en una de las actrices más famosas de México. Souza, quien también ha trabajado en Estados Unidos para producciones como How to Get Away with Murder, ha seguido protagonizando películas en México como ¿Qué culpa tiene el niño? de Gustavo Loza.

Ahora, este director ha sido acusado de ser el violador de la actriz y hasta despedido de Televisa por su presunto comportamiento. Así ha empezado uno de los escándalos de violación y agresión sexual más importantes en México desde el nacimiento del movimiento #MeToo.

La periodista Carmen Aristegui entrevistó a Karla Souza el pasado martes 20 de febrero. La actriz relató que, en los inicios de su carrera, fue violada y abusada sexualmente por un director mexicano. No especificó su nombre pero sí explicó que se trata de una persona "muy carismática que le va muy bien en la carrera y hace muy bien su trabajo".

Como en los otros casos explicados por víctimas de acoso en Hollywood tras el escándalo en torno al productor Harvey Weinstein, los comportamientos tenían lugar durante el rodaje de una película y, en específico, en los hoteles en los que se hospedaba el equipo. En el caso de Souza, el director insistió para que los dos se hospedaran en el mismo hotel y, en más de una ocasión, acudió a la habitación de la actriz a altas horas de la madrugada. Si Souza decidía no abrirle la puerta, "en la filmación me la cobraba" con humillantes delante de todos, recuerda. De nuevo, una situación de abuso de poder.

Después de varias semanas siendo víctima de estos comportamientos, Karla Souza explicó que acabó cediendo "a que me besara, que me tocara de formas en las que yo no quería que me tocara y en una de las instancias me agredió violentamente y... Sí, me violó".

La actriz trabajó con el director Gustavo Loza en la serie Los héroes del norte y, años después, en Qué culpa tiene el niño. La cadena de televisión más grande de México, Televisa, recordó que la serie fue uno de los primeros proyectos de Souza y ató cabos. Gustavo Loza fue acusado por la empresa de ser el violador de la actriz y rompió todas las relaciones laborales con el director. Esta medida ha sido la primera tomada en México contra una personalidad dentro del mundo del cine a raíz de acusaciones de abuso sexual.

"Ante las denuncias públicas sobre abuso sexual de la actriz, y después de una investigación preliminar, Televisa ha decidido romper de manera inmediata toda relación con el señor Gustavo Loza", señaló la cadena en su cuenta de Twitter, y añadió que todos los proyectos en los que esté involucrado Loza serán cancelados. A pesar de que el director no era un empleado fijo de Televisa, sí ha colaborado en varias producciones con la empresa.

Televisa sentenció que no tolerará conductas como la denunciada por Karla Souza. La medida fue aplaudida en un principio por intentar cortar de cuajo la relación con una persona acusada de una violación sexual. Al igual que hizo Netflix con el actor Kevin Spacey y su despido de la serie House of Cards tras ser acusado por varias personas, Televisa también quiso poner ejemplo. Sin embargo, esta medida ha acabado provocando una polémica todavía mayor en torno a la investigación preliminar, sobre la que no se han revelado detalles.

La primera respuesta de Loza fue publicar en su cuenta de Twitter que se deslindaba completamente de la acusación de Televisa y que no tenía nada que ver con los hechos relatados por Souza.

Un día después del escándalo, la cosa ha ido todavía a más. El director mexicano, después de negar las acusaciones, pidió a Karla Souza que revelara el nombre de la persona que la violó para que se demostrara su inocencia. La actriz no lo ha revelado hasta el momento de la publicación de este artículo pero, en el pasado, ha tenido buenas palabras para el director, a quien siempre le estará agradecida por creer en ella y destacó que fue un placer trabajar de nuevo a sus órdenes en ¿Qué culpa tiene el niño?.

Según ha afirmado Loza, su relación fue más allá de lo profesional y los dos mantuvieron una relación sentimental en 2010, la cual "duró bastantito", afirmó el director en una entrevista telefónica. Añadió que va a defender su inocencia y que esto es "la lucha de David contra Goliath", en referencia a su conflicto con el gigante de la televisión mexicana. Según Loza, esta acusación y el fin de las relaciones va mucho más allá de la acusación de violación.

¿El complot?

"No iba a salir gratis mi salida de Televisa", sostuvo Gustavo Loza, quien ha interpretado la medida de la cadena de televisión mexicana en su contra como una represalia por no querer trabajar más con ellos.

Después de haber colaborado muchos años con la compañía, esta intentó comprar la productora del director, quien se negó, y a partir de ahí parece ser que la relación empezó a enfriarse. Televisa le empezó a negar varios proyectos y Loza acabó negándose a hacer una serie con ellos porque se encontraba trabajando para Fox.

"No sé si eso haya detonado estas cosas", concluyó el director refriéndose la acusación de Televisa. Asimismo, Gustavo Loza condenó los actos de la cadena al acusarlo sin pruebas y difundiendo una imagen de él que sostiene es completamente falsa.

Este caso ha sido motivo de polémica por tratarse de la primera vez que Televisa pone fin a las relaciones con un ejecutivo por un caso de abuso sexual. Anteriormente, la cadena había despedido a dos presentadores de televisión por fingir en un programa una escena de acoso sexual pero nunca se había tomado represalias contra una personalidad del mundo del cine.

Televisa y el acoso sexual

La medida tomada contra el director está siendo discutida por si cuenta con las suficientes pruebas aunque, hasta ahora, Televisa había estado en el punto de mira por acusaciones de actrices como Kate del Castillo.

En la serie documental de Netflix, Cómo conocí a El Chapo, la mexicana recordó que cuando trabajaba para Televisa fue testigo de cómo la empresa la "sexualizaba". Sobre las comidas con publicistas, del Castillo afirmó que tenían como objetivo "ofrecer a las actrices a los publicistas, que son la gente que mete el dinero en Televisa, quienes compran los tiempos de aire".

Por otro lado, el actor Luis Carlos Muñoz señaló que en la misma cadena fue víctima de acoso y abuso de poder durante los inicios de su carrera. Para el actor se cerraron puertas para futuros proyectos al rechazar propuestas sexuales, destacó.

Karla Souza se une a otras actrices mexicanas como Salma Hayek al hablar sobre una situación de acoso o abuso sexual. La actriz de Nosotros los nobles, sin embargo, ha abierto la veda sobre estos comportamientos en la industria cinematográfica en México y, desde que su caso ha salido a la luz, han empezado a hablar otras actrices como Paola Núñez.

Además, varias personalidades del mundo del cine han apoyado a Souza y han puesto de relieve el valor de la actriz para hablar sobre su violación. El movimiento #MeToo en México había tengo mucha importancia hasta ahora, pero las declaraciones de Souza han iniciado lo que podría ser una ola de acusaciones por parte de víctimas de acoso o agresión sexual en el mundo del cine mexicano.