Un movimiento inesperado ha sacudido el mundo Call of Duty. Michael Condrey y Glen Schofield, fundadores de Sledgehammer Games y directores del reciente Call of Duty: World War II abandonan el estudio que ellos mismos han construído y, según la información provista por Activision, pasarán a ejercer otros roles dentro de Activision, publisher y productora detrás de la franquicia Call of Duty. Desde la compañía americana han declarado:

Tras el increíble éxito de Call of Duty: WWII, Glen Schofield y Michael Condrey han decidido transicionar de sus obligaciones en Sledgehammer Games a nuevas tareas ejecutivas dentro de Activision. Agradecemos a Glen y Michael por su tremendo trabajo en Call of Duty y estamos expectantes por seguir trabajando con ellos en sus nuevos roles. Estos cambios han creado una oportunidad para elegir a uno de los líderes principales del estudio, Aaron Halon, como nuevo director de Sledgehammer Games. Aaron es uno de los miembros fundadores del estudio y la elección natural para liderar al equipo. Cuenta con más de 20 años de experiencia en la industria y ha jugado un papel fundamental en la historia del estudio. Felicitamos a Aaron y estamos emociones por el futuro de Sledgehammer Games que, creemos, será todavía más brillante.

No deja de sorprender que esta decisión se tome en una etapa tan pronta del ciclo de vida de Call of Duty: World War II, la última gran apuesta de la franquicia y el esperado returno al esquema de juego más clásico; lanzado el pasado noviembre, Sledgehammer Games está ahora centrada en crear el abundante contenido postlanzamiento que llegará durante los próximos nueve meses. Schofield y Condrey, que anteriormente trabajaron en Visceral Games y dirigieron Dead Space, habían trabajado en numerosas entregas de la franquicia bélica de Activision: colaboraron con Infinity Ward en la creación de Modern Warfare III y, posteriormente, triunfaron con Advanced Warfare y el citado World War II. Schofield ha declarado lo siguiente al respecto:

Michael y yo llevamos colaborando más de 12 años. En todo este tiempo hemos hecho grandes videojuegos que los fans han amado, ganado premios por nuestros proyectos y vivido nuestros sueños. Agradecemos a Activision por la extraordinaria oportunidad de crear y liderar Sledgehammer Games. Ahora es tiempo de probar otras cosas. Activision me ha ofrecido la oportunidad de centrar mi energía en algo por lo que siento verdadera pasión, explorar nuevas ideas de videojuegos para la compañía. Es algo que no podía dejar pasar. Trabajar con tal grupo de desarrolladores en Sledgehammer Games ha sido un honor y uno de los grandes momentos de mi carrera. El equipo está en buenas manos con Aaron, tiene mi total apoyo y confianza. Gracias a todos.

Así pues, al contrario de lo que muchos podrían pensar tras un movimiento tan repentino e inesperado como este, Condrey y Schofield van a seguir ligados a la compañía madre detrás de su trabajo del último lustro y esta no parece tratarse una salida causada por diferencias de criterio sobre el rumbo de la compañía o la franquicia. Habrá que ver, sea como fuere, en qué se traducen estos nuevos roles, más ejecutivos y algo experimentales, en el futuro cercano de Activision.