Oppo, el cuarto fabricante de teléfonos móviles del mundo, aterrizará en España el próximo mes de junio, según informa el diario Expansión. El fabricante chino acompañará este movimiento con un nuevo portfolio de productos que será desvelado a lo largo del primer semestre en su país natal.

La estrategia de distribución para este nuevo mercado se articulará alrededor de las grandes superficies y operadoras de telecomunicación, según ha podido conocer Expansion. Los ejecutivos de la firma asiática ya se reunieron con diversos distribuidores españoles durante las últimas semanas del año.

Oppo negocia con operadoras y grandes superficies para construir una red de distribución fuerte.

El fabricante chino es propiedad del holding BBK, y está vinculado a otros fabricantes de telefonía móvil como Vivo y OnePlus. Este último sí distribuye sus productos en Europa desde hace años, aunque su estrategia se limita, por el momento, al comercio electrónico.

Según datos de IDC, Oppo es el cuarto fabricante con mayor cuota de mercado a nivel global. Solo Huawei, Apple y Samsung se sitúan por delante en la venta de smartphones en todo el mundo. Con su expansión a Europa —que arrancará en España, Italia y Francia—, el fabricante aspira a escalar puestos en los rankings globales.

El pasado mes de noviembre también aterrizó en España el fabricante chino Xiaomi, uno de sus mayores rivales a nivel global. Desde entonces, la empresa liderada por Lei Jun ha cosechado unos resultados excelentes, especialmente en plataformas como Amazon —donde ha logrado copar los primeros puestos de ventas durante la campaña navideña—.

Para los fabricantes asiáticos, España supone un mercado ideal de cara a su expansión europea. Algunos datos clave:

  • La plataforma Android (con la que ellos también trabajan) cuenta con una cuota de mercado cercana al 90%, según Kantar Worldpanel. Más que en Italia, Francia, Alemania o Reino Unido.

  • España es uno de los países con mayor penetración del smartphone.

  • Los productos de precio ajustado y buenas prestaciones gozan de un gran atractivo en España, donde la subvención de teléfonos móviles finalizó en 2012 y alrededor del 60% de los teléfonos móviles ya se adquieren en el mercado libre.

  • Xiaomi ha abierto el camino, y cada vez podrían ser más los fabricantes chinos que den sus primeros pasos en España (y Europa).