Un equipo de investigadores ha desarrollado una terapia génica segura y eficaz contra la fibrosis pulmonar, según los resultados obtenidos en modelos animales. Su estrategia, publicada en la revista eLife, es un hito importante a la hora de abordar una patología que no cuenta con ninguna cura en la actualidad. En el estudio participan científicos del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), la Universidad Complutense de Madrid, la Universitat Autònoma de Barcelona y la farmacéutica Roche.

El grupo, dirigido por María Blasco, presentó hace casi tres años un modelo animal que simulaba los efectos de la fibrosis pulmonar. Por aquel entonces, los investigadores ya anticiparon en la revista Cell Reports que la fibrosis pulmonar idiopática podría tratarse con terapias basadas "en el rejuvenecimiento de los telómeros mediante la activación de la enzima telomerasa". Los telómeros son conocidos como los capuchones que se encuentran en los extremos de los cromosomas de las células. A lo largo de nuestra vida, el tamaño de los telómeros se va reduciendo poco a poco. Sin embargo, existen algunas excepciones.

Durante el desarrollo embrionario y el cáncer, se sabe que una proteína llamada telomerasa está activa, lo que permite que las células nunca envejezcan. En 2012, el grupo de Blasco mostró que los ratones tratados con esta enzima vivían más tiempo y con mejor salud. Desde entonces, el equipo trabaja por analizar la seguridad y la eficacia de este tipo de terapias en patologías asociadas al envejecimiento y a los problemas en los telómeros, como precisamente ocurre en la fibrosis pulmonar. La primera autora del estudio en eLife destaca que “es la primera vez que se aborda el tratamiento de la fibrosis pulmonar como el de una enfermedad asociada a la edad, buscando rejuvenecer los tejidos afectados”.

“Los únicos tratamientos para la fibrosis pulmonar aprobados hoy día no tienen efectos curativos, ya que atacan un síntoma de la fibrosis y no la causa. Nuestra terapia se basa en corregir la causa molecular de la fibrosis pulmonar en pacientes con telómeros cortos, introduciendo en las células del tejido pulmonar dañado la única enzima capaz de alargar los telómeros, la telomerasa”, añade Paula Martínez, coautora del trabajo. Los científicos han encapsulado el gen de la telomerasa en un virus inocuo para los seres humanos, que actúa como una especie de taxi genético, para inyectar la terapia posteriormente en ratones.

Tres semanas después del tratamiento, los modelos animales "mostraron una función pulmonar mejorada y menos inflamación y fibrosis". Dos meses después de la administración de la terapia génica, la fibrosis "había mejorado o desaparecido", según explican en eLife. Su estrategia es una “prueba de concepto de que la activación de la telomerasa representa un tratamiento efectivo contra la fibrosis pulmonar”, explica María Blasco, directora del CNIO, y abre una nueva puerta hacia la posibilidad de revertir la enfermedad también en seres humanos. No obstante, los resultados deben ser comprobados también en otros modelos animales y en seres humanos para demostrar la seguridad y la eficacia como requisitos fundamentales antes de que la terapia experimental pudiera llegar a la práctica clínica.

Qué es la fibrosis pulmonar

pulmones
Fuente: Pixabay.

La fibrosis pulmonar es una enfermedad donde el tejido de estos órganos se va cicatrizando, volviéndose más grueso y rígido. Este proceso dificulta el transporte de oxígeno a través de los alveolos con dirección al torrente sanguíneo. Como consecuencia, según explican desde la Fundación de Fibrosis Pulmonar, a medida que pasa el tiempo cada vez resulta más difícil que órganos vitales como el cerebro o el corazón reciban el oxígeno necesario para funcionar. La patología afecta actualmente a 8.000 españoles.

Entre las causas de la fibrosis pulmonar, los investigadores han identificado hasta la fecha factores genéticos, la exposición a toxinas y ciertos medicamentos, determinadas infecciones víricas o bacterianas y el desarrollo de enfermedades inmunológicas como el lupus, la sarcoidosis o la artritis reumatoide. Según la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, los síntomas de esta patología incluyen problemas como la dificultad al respirar, la tos entrecortada y seca, pérdida de peso sin motivo o cansancio, entre otros signos.

Hasta la fecha no existe un tratamiento seguro y eficaz que logre revertir la cicatrización de los pulmones. Algunas terapias han mejorado algunos de los síntomas de la enfermedad. La evidencia científica actual muestra que medicamentos como la pirfenidona y el nintedanib, junto con la administración de oxígeno e incluso el trasplante pulmonar, pueden llegar a mejorar la calidad de vida de los pacientes, aunque no curar la patología. El estudio presentado hoy abre una nueva ventana para los afectados por fibrosis pulmonar, aunque los resultados obtenidos en ratones deberán ser confirmados en investigaciones en otros modelos animales y en seres humanos para poder ser aplicados algún día en clínica.

👇 Más en Hipertextual