Un grupo de estudiantes de cine de la Escuela de Animación Digital y Efectos Visuales (DAVE, por sus siglas en inglés) en Orlando, Florida, se dio a la tarea de hacer un tráiler conceptual basado en las ilustraciones clásicas que el artista Ralph McQuarrie hizo para George Lucas de Star Wars. Un Luke Skywalker mujer (Luka Starkiller), un Chewbacca lemur, un Han Solo con barba y capa, así como Stormtroopers con sables de luz, son algunas de las diferencias más notorias entre el concepto visual original y el que conocemos hoy en día.

El cineasta había completado el segundo borrador de la ambiciosa película de ciencia ficción en 1975. Tras el éxito de su filme American Graffiti, Lucas le vendió esta idea a 20th Century Fox, pero los ejecutivos dudaban del proyecto al no comprender a fondo de qué se trataba. Así que *buscó a McQuarrie**, un artista conceptual que había conocido un par de años atrás, quien le ayudó a ilustrar diversas escenas clave del guion. Las ilustraciones permitieron que la afamada película obtuviera luz verde para su realización. Posteriormente, el guion original fue reescrito y, con ello, las notables diferencias con los personajes del nuevo tráiler conceptual.

En el proyecto de los estudiantes de cine, las imágenes fueron adaptadas a un tráiler con el vestuario basado en los personajes originales. Para los efectos visuales utilizaron un fondo verde para dar vida digitalmente a las ilustraciones de McQuarrie. Curiosamente, este universo alterno de Star Wars resulta familiar en muchos aspectos y a la vez extraño.

Pese a que la franquicia se alejó del concepto original, ha seguido siendo fuente de inspiración para proyectos como Star Wars Rebels o una serie de figuras de acción que Hasbro lanzó basadas en estas ilustraciones. En 2013, Dark Horse adaptó el guion original en una historieta también inspirada en el concepto artístico de McQuarrie.