Una de las maniobras narrativas más inesperadas de la etapa nueva de Lucasfilm tras la compra de Disney en octubre de 2012, que nos ha procurado también otras cinco películas (2015-2019), ha sido la resurrección de Boba Fett durante The Mandalorian, la serie creada por Jon Favreau en 2019 sobre un colega suyo, el cazarrecompensas Din Djarin de Pedro Pascal, y el pequeño Grogu, congénere del maestro Yoda.

Esta decisión probablemente le haya parecido muy acertada a George Lucas, así como el hecho de proporcionarle al ex villano la oportunidad de lucirse en El libro de Boba Fett, el spin-off que protagoniza desde 2021. Porque sus planes originales lo hubieran convertido en una figura con mucha más importancia de la que acaba teniendo en la primera trilogía (1977-1983). No en vano, le recuperó en la precuela (1999-2005).

Según el productor y guionista Craig Miller, encargado de las promociones de Star Wars: Una nueva esperanza (1977) y El Imperio contraataca (1980), Boba Fett iba a rivalizar con Darth Vader como enemigo del Luke Skywalker de Mark Hamill y compañía. Pero los vaivenes en la voluntad de George Lucas dieron al traste con ello y termina ridículamente en el estómago del sarlacc, del que luego logra salir.

El interés variable de George Lucas sentenció a Boba Fett

Lucasfilm | Disney Plus

“Originalmente, Boba Fett se estableció en El Imperio contraataca como un personaje, y la trama de la tercera película iba a ser más sobre Boba Fett, rescatando a Han Solo y todo eso”, dice el californiano en una entrevista para Inverse. “Boba iba a ser el villano principal… Eso estaba preparado, por qué se llevaría a Han Solo, por qué había algo con él en el especial de Navidad”.

“Cuando George Lucas decidió no hacer una tercera trilogía, descartó por completo esa línea argumental, razón por la cual, en los primeros diez minutos [de El retorno del Jedi], Boba Fett choca y cae en la boca de un monstruo gigante”, prosigue Craig Miller. “Así que tomó lo que estaba planeado para la tercera trilogía, que era el enfrentamiento entre Luke y Darth Vader, y la batalla con el Emperador, y se redujo de tres películas a una. Y eso se convirtió en la trama de El retorno del Jedi”.

Porque, “al principio, había una película, y luego George anunció” que “era una de doce”, y después, “eso cambió a, oh, nunca hubo doce, solo había nueve, y él iba a hacer nueve”, en palabras de Craig Miller. “Y luego, durante todo eso, George perdió interés en continuarla… Mientras trabajábamos en El Imperio contraataca, George decidió que iba a completar la primera trilogía y eso sería todo”.

Brindándole al clásico cazarrecompensas las historias que merecía

“Recuerdo estar sentado en una sala de mezclas con George, trabajando en El Imperio contraataca, y él me dijo que solo iba a hacer la tercera película, que en ese momento no tenía título, y luego se detendría”, cuenta el productor. “Se iba a retirar de hacer grandes películas y hacer experimentales. Y es por eso que toda la trama de la tercera película, lo que se convirtió en El retorno del Jedi, cambió por completo”.

Date de alta en Disney Plus ahora y ahorra gracias a la suscripción anual, con la que podrás disfrutar de todo su catálogo de series y películas, acceso a los últimos estrenos, al catálogo de Star y a los mejores documentales de National Geographic.

El gozo de los espectadores por ver a Boba Fett como el gran antagonista de grandes aventuras galácticas, en un pozo. Pero, con la inestimable intervención del cineasta Jon Favreau y de Dave Filoni, director creativo de Lucasfilm, el cazarrecompensas ha vuelto para convertirse en un antihéroe y brindarle las historias que merecía y que le arrebató el interés voluble de George Lucas.