Cuando empezaron las denuncias por acoso sexual a Harvey Weinstein, pocos imaginaban que se convertiría en un efecto dominó en la industria del cine. El caso ha puesto en el punto de mira una situación que han vivido muchos hombres y mujeres en Hollywood. Entre los acusados se encuentran Kevin Spacey, Brett Ratner, James Toback y Ed Westwick. Ante la ola de denuncias, las consecuencias han llegado a nivel laboral para los implicados, como la suspensión de Netflix de un stand-up con Louis C.K. y la eliminación del contenido en el que aparece por parte de HBO.

La Fiscalía de Los Ángeles, California, ha abierto una investigación por las numerosas denuncias de acoso y abuso sexual y, en un nuevo esfuerzo por combatir estos incidentes, la organización Women In Film ha anunciado que lanzará una línea de ayuda para hombres y mujeres afectados.

El inicio de esta línea telefónica está previsto para el 1 de diciembre y estará disponible todo el año. El objetivo del proyecto es que funcione como un centro de crisis confidencial para dar seguimiento a los diferentes casos que se presenten y ofrecer asesoramiento jurídico, legal y relacionado con la salud.

La directora ejecutiva de Women In Film, Kirsten Schaffer, afirmó en un comunicado que los teléfonos de la organización no han parado de sonar desde que las primeras historias de acoso salieron a la luz.

Estamos escuchando que las víctimas se sienten aisladas, que no hay ningún lugar seguro donde contar sus historias, que creen que deben mantener sus experiencias en silencio o que serán demandados o despedidos y que se sienten impotentes, por temor a los costos legales de tratar de hacer algo acerca de lo que les ha sucedido.

Con la ayuda que proporcionan, Women In Film pretende que todas las víctimas puedan explicar sus casos para que se sientan apoyados, no solamente a nivel legal también a nivel económico por los costos legales de la gestión.

La presidenta de la organización, Cathy Schulman, destacó que le entristece que tengan que lanzar esta línea de ayuda para ayudar a tantas víctimas de acoso o agresión sexual, pero espera que el proyecto consiga traer más seguridad y confianza a las futuras personas que se ven en una situación incómoda o peligrosa. Asimismo, Schulman animó a otras compañías a unirse a la iniciativa. "También damos la bienvenida a todas las empresas y organizaciones dedicadas a poner fin a estas prácticas para contribuir con sus pensamientos y experiencia a nuestros esfuerzos, ya que todos estamos juntos en esto".

La línea de ayuda pretende ayudar de forma directa a las víctimas a través del asesoramiento. Estos esfuerzos se unen con otros llevados a cabo por empresas como Netflix, que ha empezado a dar charlas a actores de la serie 13 Reasons Why para prevenir nuevos casos de acoso sexual en los rodajes.