El magistrado del Juzgado de Instrucción número 1 de La Seu d'Urgell ha dictado auto de apertura del juicio oral contra los padres de Nadia por los presuntos delitos de tenencia de pornografía infantil y de exhibicionismo. La vista se celebrará en el Juzgado de lo Penal que por turno de reparto del Juzgado Decano le corresponda, una vez que se ha recibido el escrito de acusación por parte de la Fiscalía.

El Ministerio Fiscal solicita dos años de prisión para cada uno de los progenitores de la niña aquejada de tricotiodistrofia por los presuntos delitos de tenencia de pornografía infantil y exhibicionismo, según adelantó ayer Europa Press. Además, la Fiscalía de Lleida también ha pedido la prohibición de que los padres de Nadia se acerquen a la niña durante cinco años.

Hace unas horas, el juez también ha acordado mantener las medidas cautelares decretadas, por las que la madre de la menor permanece en libertad provisional con cargos y el padre se encuentra en prisión provisional comunicada y sin fianza desde hace casi un año. Además, el magistrado ha ordenado la apertura de una pieza separada para conocer la capacidad económica de los acusados y asegurar las responsabilidades pecuniarias. A partir de ahora, los abogados de los padres de Nadia disponen de diez días para presentar un escrito de defensa o de conformidad.

Los progenitores de la niña también están siendo investigados en un procedimiento diferente por un presunto delito de estafa. El análisis preliminar de las cuentas bancarias de los padres habría mostrado que la supuesta estafa del caso Nadia superaría el millón de euros. Tal y como sospechó inicialmente Josu Mezo en su blog Mala Prensa y demostraron sendas investigaciones realizadas por Hipertextual y El País, la historia construida durante ocho años alrededor de Nadia estaba plagada de falsedades e inverosimilitudes.

La patología poco frecuente que padece no tiene tratamiento, tampoco existe ningún médico llamado Edward Brown y ningún hospital de Houston realiza la intervención para la que los padres recaudaron más de un millón de euros, a la que denominaban "operación genética a través del cerebro" en sus apariciones en los medios de comunicación. Desde que se destapó el caso Nadia, la menor permanece en casa de un familiar en Mallorca.