La investigación de los Mossos d'Esquadra sobre los movimientos realizados por Fernando y Marga, los padres de la menor, ha revelado que la supuesta estafa superaría el millón de euros, según informa en exclusiva el diario Segre. El análisis de las cuentas de los progenitores de Nadia, que están siendo investigados por un delito de estafa y otros delitos de carácter sexual, muestra que en las cuentas habría habido una cantidad mayor a los 918.000 euros detectados inicialmente.

Las cifras y el resto de pormenores del caso Nadia se encuentran por el momento bajo secreto de sumario mientras dure la instrucción judicial. Mientras tanto, la Audiencia Provincial de Lleida confirmó la fianza de 1,2 millones de euros para los padres de la niña, diagnosticada con una enfermedad rara denominada tricotiodistrofia. Durante ocho años, sus progenitores impulsaron diversas campañas mediáticas con el fin de recaudar fondos para una supuesta operación genética a través del cerebro.

Las falsedades e inverosimilitudes del caso Nadia

Tal y como sospechó inicialmente Josu Mezo en su blog Mala Prensa y demostraron sendas investigaciones realizadas por Hipertextual y El País, la historia construida alrededor de Nadia estaba plagada de falsedades e inverosimilitudes. La patología poco frecuente que padece no tiene tratamiento, tampoco existe ningún médico llamado Edward Brown y ningún hospital de Houston realiza la intervención para la que los padres recaudaron más de un millón de euros.

Tras darse a conocer las mentiras e inverosimilitudes del caso Nadia, los Mossos d'Esquadra abrieron una investigación que terminó en los juzgados. Los padres de la menor están siendo investigados, la figura jurídica conocida anteriormente como imputados, por un supuesto delito de estafa. Fernando, el progenitor de la niña de once años, permanece en prisión provisional desde principios de diciembre por el riesgo de fuga y de destrucción de pruebas que consideró el magistrado. Por su parte, Marga se encuentra en libertad provisional con cargos. El juez les retiró la patria potestad de la menor.

Semanas después, los Mossos d'Esquadra detectaron unas imágenes de carácter sexual en un pendrive de la familia. El hallazgo llevó al juez a imputar a los padres por los delitos de exhibicionismo, provocación y explotación sexual. Ambos procedimientos están siendo investigados por el mismo magistrado de la Seu d'Urgell, que ha recordado en diversas ocasiones que la niña tiene la condición de víctima por partida doble. Tras el estallido del caso Nadia, las familias de afectados por enfermedades raras han defendido que se trata de una "excepción" y han recordado la necesidad de sensibilizar y apoyar las patologías minoritarias.