La Fiscalía de Lleida pide dos años de cárcel para los padres de Nadia por los presuntos delitos de tenencia de pornografía infantil y exhibicionismo, según informa Europa Press. El Ministerio Fiscal solicita para cada uno de los progenitores un año de prisión por el delito de exhibicionismo y otro año de cárcel por el delito de tenencia de pornografía infantil, junto con la prohibición de aproximarse a la niña durante cinco años.

Durante la investigación, los Mossos d'Esquadra hallaron imágenes de contenido sexual en un pendrive hallado en su domicilio en l'Alt Urgell. En un grupo de fotografías se veía a los padres manteniendo relaciones sexuales en presencia de la menor de edad, mientras que en otras imágenes aparecía la niña desnuda con actitudes impropias para su edad, según la calificación de la Fiscalía a la que ha tenido acceso Europa Press. Tras el hallazgo, el juez imputó a los padres de Nadia por supuestos delitos sexuales, una condición de investigados que confirmó posteriormente la Audiencia Provincial de Lleida.

Los progenitores de la niña, que padece una enfermedad rara llamada tricotiodistrofia, también están siendo investigados en un procedimiento diferente por un presunto delito de estafa. El análisis preliminar de las cuentas bancarias de los padres habría mostrado que la supuesta estafa del caso Nadia superaría el millón de euros. El progenitor está en prisión provisional comunicada y sin fianza desde hace casi un año y la madre permanece en libertad con cargos; además, el magistrado les retiró a ambos la patria potestad. Las medidas cautelares tomadas por el juez fueron confirmadas tiempo después por la Audiencia Provincial de Lleida.

Tal y como sospechó inicialmente Josu Mezo en su blog Mala Prensa y demostraron sendas investigaciones realizadas por Hipertextual y El País, la historia construida durante ocho años alrededor de Nadia estaba plagada de falsedades e inverosimilitudes. La patología poco frecuente que padece no tiene tratamiento, tampoco existe ningún médico llamado Edward Brown y ningún hospital de Houston realiza la intervención para la que los padres recaudaron más de un millón de euros, a la que denominaban "operación genética a través del cerebro" en sus apariciones en los medios de comunicación. Desde que se destapó el caso Nadia, la menor permanece en casa de un familiar en Mallorca.