La Audiencia Provincial de Lleida ha desestimado los recursos interpuestos por Fernando y Marga, confirmando de este modo la imputación de los padres de Nadia por los delitos sexuales. El órgano judicial también ratifica que el segundo procedimiento, abierto después de la investigación por un supuesto delito de estafa, sea instruido en el mismo Juzgado de La Seu d'Urgell. Las imágenes de contenido sexual encontradas por los Mossos d'Esquadra son un indicio "claramente suficiente" para continuar con el procedimiento abierto por los delitos de exhibicionismo, provocación y explotación sexual, sin perjuicio de lo que resulte del avance de la investigación, según señala el auto de la Audiencia Provincial de Lleida.

Los padres de la menor habían alegado que las fotografías "no eran relevantes penalmente", algo que niega el órgano judicial, que califica el hallazgo de "sustrato indiciario suficiente" que podría encajar con los delitos de exhibicionismo, tenencia y elaboración de pornografía infantil. La Audiencia Provincial de Lleida resuelve además un segundo recurso presentado por los progenitores de Nadia, que solicitaban que el segundo procedimiento fuera instruido en Baleares, lugar donde se tomaron las imágenes. Sin embargo, la Audiencia Provincial de Lleida señala en su auto que "ha sido en la localidad de la Seu d'Urgell en donde se ha encontrado el material presuntamente delictivo". Este es el motivo por el que el órgano judicial rechaza la petición de Fernando y Marga, confirmando que sea el mismo Juzgado de instrucción el que continúe con la investigación de las dos causas judiciales abiertas.

El procedimiento por los delitos sexuales comenzó tiempo después de la apertura de una investigación por un delito de estafa. Durante ocho años, los padres de Nadia impulsaron diversas campañas mediáticas para recaudar fondos para una supuesta operación genética a través del cerebro con la que pretendían incrementar la esperanza de vida de la niña. Sin embargo, como sospechó inicialmente Josu Mezo en su blog Mala Prensa y demostraron sendas investigaciones realizadas por Hipertextual y El País, la historia construida alrededor de la niña estaba plagada de falsedades e inverosimilitudes.

Según las últimas pesquisas judiciales, la supuesta estafa del caso Nadia podría superar el millón de euros. La investigación judicial sigue abierta para esclarecer un escándalo que provocó la indignación de la sociedad española, aunque finalmente, por fortuna, tuvo un menor impacto de lo que se esperaba inicialmente en el apoyo a las asociaciones de enfermedades raras. Desde el pasado mes de diciembre, el padre de Nadia permanece en prisión provisional sin fianza y la madre está en libertad provisional con cargos. El magistrado de instrucción les retiró a ambos la patria potestad de la menor, afectada de una patología poco frecuente denominada tricotiodistrofia.