Los padres de Nadia serán investigados a partir de ahora por los delitos de exhibicionismo, provocación sexual y explotación sexual en una nueva causa judicial, separada del procedimiento por el delito de estafa abierto con anterioridad. Así lo ha decidido el magistrado de instrucción, según ha confirmado el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, quien ha estimado que Fernando y Margarita pasen a tener la condición de investigados, la figura jurídica conocida en el pasado como imputados.

La resolución del juez, que no se ha hecho pública, llega después de que los progenitores de la menor declarasen esta mañana en el Juzgado de la Seu d'Urgell. Según ha señalado su abogado, Alberto Martín, los padres han negado que las imágenes tuvieran "carácter sexual" y han afirmado que fueron tomadas para seguir la enfermedad rara de la menor. En la nueva causa judicial se investigará si existe delito en las fotografías encontradas por los Mossos d'Esquadra, que analizarán el resto de archivos hallados por si fuesen relevantes para el segundo procedimiento.

Tras su comparecencia, donde han contestado a las preguntas de todas las partes, el magistrado ha mantenido todas las medidas acordadas con anterioridad, por las que decretó prisión provisional para Fernando y libertad con cargos para Marga. No se toman medidas cautelares nuevas, con la excepción de la imputación en este segundo procedimiento judicial. Las diligencias se han enviado al Decanato, que será el que decida qué juzgado de instrucción se hace cargo a partir de ahora de la nueva causa abierta por los delitos de exhibicionismo, provocación sexual y explotación sexual.

caso nadia

El magistrado ha enseñado a los interrogados una veintena de imágenes que, según explica Rebeca Carranco en El País, han sido calificadas por la defensa como "más o menos normales". En declaraciones recogidas por el periódico, el abogado ha señalado que "hay fotografías que unas personas las pueden ver en una cierta normalidad y a otro a lo mejor le parecen pornográficas". En el primer auto, el juez de instrucción sostenía que había "claros indicios objetivados" de infracciones penales, que continuarán siendo analizados en el segundo procedimiento a partir de ahora.

Tras la última resolución del caso Nadia, existen dos causas judiciales abiertas contra los padres por los supuestos delitos de estafa y de exhibicionismo, provocación sexual y explotación sexual. La investigación sobre los progenitores de la menor, afectada por una enfermedad rara conocida como tricotiodistrofia, se abrió tras conocerse que habían recaudado durante años donaciones para un falso tratamiento médico. La patología que sufre la niña no tiene cura, no existe ningún médico llamado Edward Brown y ningún hospital de Houston ofrece la terapia que defendían sus padres. Según las pesquisas realizadas hasta la fecha, la familia podría haber obtenido cerca de un millón de euros que habrían empleado de forma mayoritaria para sufragar gastos personales.