La Audiencia Provincial de Lleida ha estimado el recurso presentado por los padres de Nadia, investigados por los presuntos delitos de tenencia de pornografía infantil y exhibicionismo. La resolución del órgano jurisdiccional invalida el anterior auto dictado hace unos días por el Juzgado de Instrucción de La Seu d'Urgell, por el que se abría juicio oral contra Fernando y Margarita, después de que la Fiscalía pidiera dos años de prisión para los imputados en este procedimiento.

La decisión de la Audiencia Provincial de Lleida supone que los padres de Nadia finalmente no se sentarán en el banquillo por los supuestos delitos de carácter sexual. Ambos progenitores habían sido considerados como investigados tras la aparición de unas polémicas imágenes, en las que en un grupo se veía a la pareja manteniendo relaciones sexuales y en otra serie se observaba a la niña posando desnuda. Los Mossos d'Esquadra encontraron las fotografías en un pendrive de los progenitores, un terminal informático intervenido en el curso de una investigación diferente, por un presunto delito de estafa, en el que estaban encausados de forma previa.

La Sala ha considerado, tras el examen de las imágenes, que no existen indicios de que la menor estuviera despierta mientras Fernando y Margarita mantenían relaciones sexuales, ni que pudiera apreciarlo ya que "estaba situada de manera que no tenía visión directa de sus padres". La Audiencia Provincial de Lleida ha estimado que no hay "otros indicios mínimamente sólidos" que permitan sustentar una imputación por delito de exhibicionismo, ni tampoco la apertura de juicio oral por este tipo penal ante la ausencia "de nuevas líneas de investigación que pudieran corroborarlo".

En cuanto al segundo delito de tenencia de pornografía infantil, el auto que archiva la causa contra los padres de Nadia sostiene que, si bien es cierto que la menor aparece desnuda, no se aprecia en ninguna de las fotografías "un contenido evidente e incuestionable de carácter sexual". La Audiencia Provincial ha descartado su carácter pornográfico apoyándose también en otros factores circunstanciales, como que en algunas imágenes aparecen "erupciones cutáneas o sarpullidos" y que otras pudieron ser tomadas durante un baño en una piscina. La Sala tampoco ha considerado que las fotografías sean "obscenas", ya que "tan solo muestran a la menor desnuda pero sin que aquellas imágenes se exhiban sus genitales con una finalidad sexual", según reza el auto. No cabe recurso contra la resolución de la Audiencia Provincial de Lleida.

Continúa la investigación por la presunta estafa

Tras el archivo de la causa por los supuestos delitos de carácter sexual, el procedimiento judicial contra los padres de Nadia por el presunto delito de estafa continúa. Tal y como ha podido confirmar Hipertextual, la investigación se encuentra ahora mismo "en espera de informes periciales", sin que por el momento haya una previsión de cuánto podría alargarse. El juez de instrucción ordenó la entrada en prisión provisional comunicada y sin fianza del padre de la menor, mientras que la madre permanece en libertad provisional con cargos. Además, el magistrado ordenó la retirada de la patria potestad a ambos progenitores hace casi un año. Las medidas cautelares fueron posteriormente confirmadas por la Audiencia Provincial de Lleida.

La investigación judicial por el presunto delito de estafa, que según los indicios hallados por los Mossos podría superar el millón de euros, comenzó tras las informaciones periodísticas publicadas acerca del caso Nadia. Tal y como sospechó inicialmente Josu Mezo en su blog Mala Prensa y demostraron sendas investigaciones realizadas por Hipertextual y El País, la historia construida durante ocho años alrededor de Nadia estaba plagada de falsedades e inverosimilitudes.

La patología poco frecuente que padece, llamada tricotiodistrofia, no tiene tratamiento, tampoco existe ningún médico Edward Brown especializado en la enfermedad rara y ningún hospital de Houston realiza la supuesta intervención para la que los padres pidieron dinero en diferentes apariciones en los medios de comunicación a lo largo de ocho años. La falsa terapia, a la que llamaron operación genética a través del cerebro, no existe según la evidencia científica disponible en la actualidad. Desde que el juez de instrucción dictó las medidas cautelares, la menor permanece en casa de un familiar en Mallorca.