Billie Lourd, la hija de Carrie Fisher, no solamente ha heredado la pasión interpretativa de su madre, también la predilección por la saga de Star Wars. La joven actriz formó parte del elenco de El despertar de la fuerza como la Teniente Connix, un papel que volverá a interpretar en Star Wars: Los últimos Jedi bajo las órdenes de Rian Abrams.

Sin embargo, Lourd pudo haberse unido al Episodio VII como otro personaje, según ha firmado en el show de Ellen Degeneres. J.J. Abrams, director del próximo Episodio IX, contactó con la hija de Fisher para que fuera Rey, la protagonista de la séptimo episodio de la saga pero "terminó encontrando a Daisy Ridley, que es una actriz increíble, ¡y con mucho talento!", explicó Billie Lourd.

La actriz hizo el casting para el papel pero finalmente el director le otorgó el papel de la teniente Connix en El despertar de la fuerza. En el octavo episodio de Star Wars, Lourd trabajó con su madre, Leia Organa, antes de su muerte en diciembre de 2016. "Creo firmemente que todo sucede por una razón y siento que acabé en esa película por algún motivo. Resultó increíble para las dos poder vivir esa experiencia juntas".

Carrie Fisher respetó que su hija tomara el mismo camino que ella, aunque le extrañó que se sintiera cómo en el ambiente del cine. "Este es uno de los ambientes más incómodos del mundo. Pero si te sientes cómoda, debes hacerlo... debes de actuar", recordó Billie Lourd.

La dedicación a la saga de Star Wars pasó de madre a hija y, en un evento organizado por LucasFilm en Florida el pasado mes de abril, Lourd afirmó que en su mundo, la saga se convirtió en una religión y en un modo de vida.

Además de la Teniente Connix, la actriz ha formado parte de otros proyectos como Scream Queens y la serie American Horror Story: Cult.