Hace tan solo unas semanas comentábamos cómo un conductor establecía un nuevo récord con su Tesla Model S al conseguir llegar casi a los 1.000 kilómetros conduciéndolo sin tener que realizar ninguna carga de batería de por medio. Pues bien, esa barrera ha sido superada ya por un equipo italiano de propietarios de Tesla, que establece así una nueva marca y se coronan como los primeros en haber conseguido crear las condiciones ideales para lograrlo.

Con un Tesla Model S en su versión 100D (el que tiene la batería con más capacidad) los italianos han conseguido recorrer la nada despreciable cifra de 1.078 kilómetros sin pasar por un punto de carga durante el trayecto. El modelo utilizado fue uno estándar de producción como el que cualquiera puede comprar en este momento, aunque se han seguido unas condiciones especiales para lograr esta marca.

En circunstanacias normales la autonomía de este vehículo ronda los 600 kilómetros, lo cual supone una diferencia bastante amplia como para sobrepasarla en más de 400 km. Para que el comportamiento del coche haya sido el anteriormente descrito, se han hecho uso de unas llantas especiales, una velocidad constante de unos 40 kilómetros por hora haciendo uso del piloto automático, se ha mantenido el aire acondicionado apagado y el uso de los frenos ha sido mínimo.

Todo ello, junto con las condiciones de temperatura exteriores (también favorables por la época del año que es, pudiendo aumentar ligeramente la autonomía en las situaciones de más calor), han creado el escenario ideal en el que el Model S muestra unos resultados impactantes. Nadie será capaz de replicar esta cifra en condiciones normales de conducción, pero deja claro que los vehículos de la compañía son una de las mejores opciones del mercado actual, al menos en lo que a autonomía se refiere.