PolandMFA

Donald Trump ha preferido acabar con el Consejo de Fabricantes Estadounidenses antes de seguir siendo testigo de su desmembramiento. Después de que numerosas empresas abandonaran el grupo creado tras la reacción de Trump a los ataques de Charlottesville, el presidente ha decidido acabar por sí mismo con el problema. "En lugar de poner presión sobre los hombres de negocios del Consejo de Fabricantes y del Foro de Estrategia y Política, estoy terminando con ambos. Gracias a todos!", escribió el magnate en su cuenta de Twitter.

La decisión de Trump ha salido a la luz después de que otras dos compañías decidieran dejar de formar parte del consejo. El CEO de 3M, Inge Thulin, anunció su retirada este miércoles 16 de agosto. El Consejo de Fabricantes Estadounidenses "ya no es un vehículo eficaz para 3M para avanzar" en el fomento de la inversión y crecimiento del empleo.

Horas después, la empresa Campbell's se unía a la decisión de 3M, y su CEO Denise Morrison, quien destacó que el racismo y asesinato son actos reprobables y el presidente "no debió haber sido -ni debe seguir siendo- ambiguo en este sentido".

Morrison es la octava persona en abandonar el consejo creado por Donald Trump para tener asesoría por parte de los directores generales de grandes empresas sobre la industria manufacturera de Estados Unidos. El pasado lunes 15 de agosto, el director general de la farmacéutica Merck decidió dejar de formar parte del grupo, una decisión a la que se unió el de Under Armour y el presidente de la Alianza para las Manufacturas Americanas, Scott Paul. Finalmente, la tecnológica Intel y dos líderes de la Federación Estadounidense del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO) formaron parte del éxodo de CEOs del consejo.

La decepción de estas grandes empresas tuvo su origen en el discurso del presidente Donald Trump tras los ataques de Charlottesville, en Virginia, entre los grupos neonazis radicales y asociaciones antirracistas durante el pasado fin de semana. Los enfrentamientos acabaron con la muerte de tres personas y decenas de heridos. Al respecto, Trump afirmó que la violencia vino "de las dos partes", una declaración duramente criticada por la opinión pública y por la que los CEOs decidieron dejar de apoyar al presidente y su Consejo de Fabricantes.

Las únicas compañías tecnológicas que quedan en el consejo de Trump

Compañías como Dell y General Motors habían decidido quedarse en el grupo de asesoría de Trump a pesar de las polémicas. Los esfuerzos por seguir contando con el respaldo de la Casa Blanca no han dado resultado y, ante las dificultades, Donald Trump ha acabado con el consejo que él mismo creó para tener el punto de vista de directores generales de grandes compañías sobre la industria manufacturera de Estados Unidos.

La decisión pone de relieve que el presidente de Estados Unidos no está dispuesto a seguir con una iniciativa que parece ya no ser tan apoyada por sus miembros. A pesar de que las razones por las cuales los CEOs han decido abandonar el consejo por la posición de Trump frente a los ataques de Virginia, el magnate no ha dado marcha atrás y ha seguido sosteniendo que la violencia tuvo lugar por parte de "los dos bandos". Además, sostuvo que había gente muy buena tanto en un grupo como en el otro, en referencia a los neonazis y personas antirracistas y antifascistas.

Este movimiento de Trump muestra el convencimiento de Trump de sus palabras y puntos de vista, aunque eso haya provocado el fin del Consejo de Fabricantes y, con ello, de la asesoría con la que contaba para el desarrollo de la industria manufacturera y de las compañías estadounidenses.

Facebook se opone al racismo

Las compañías que han decidido tomar la decisión de dejar de lado a Trump han mostrado su lado más político y social ante lo ocurrido en Charlottesville. Su desacuerdo con la ambigüedad del presidente de Estados Unidos les ha hecho abandonar el consejo y, al igual que las grandes empresas, Facebook también ha decidido tomar cartas en el asunto.

La red social creada por Mark Zuckerberg ha eliminado ocho páginas racistas y de tinte neonazi tras el ataques del pasado fin de semana en Virginia.

Un portavoz de Facebook afirmó que la compañía está del lado de las personas afectadas tras los enfrentamientos, informó The Hill, y añadió:

Facebook no permite el discurso del odio o el elogio de los actos de terrorismo o crímenes de odio, y estamos eliminando de manera activa cualquier mensajes que glorificó el acto horrendo cometido en Charlottesville.

Entre las páginas que fueron eliminadas se encuentra Vanguard America, Right Winged Knight y White Nationalists United.

La página que organizó el evento del pasado fin de semana también fue eliminada por la red social por considerarse una organización que fomenta el odio.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.