WeWork, la startup que busca exportar la cultura del trabajo de Silicon Valley a todo el mundo, ha dado un paso más en su expansión por América Latina. A pocos meses de cumplir su primer año en México, la compañía abrirá su quinta sede en el país en el barrio de Polanco, ubicado al poniente de la Ciudad de México.

Fundada en 2010 por Adam Neuman y Miguel McKeley, esta startup originaria del vanguardista barrio de SoHo en Nueva York ha desarrollado un concepto de oficinas compartidas que ha tenido amplia aceptación y les ha permitido expandirse por más de 40 ciudades alrededor del mundo en tan solo siete años.

En México se encuentran ubicados en los principales barrios financieros de la capital con tres sedes ubicadas a lo largo del Paseo de la Reforma, uno en Santa Fe y el próximo en Polanco.

La compañía arribó a América Latina en 2016 y pronto sumará doce complejos de oficinas en las principales ciudades de Argentina, México, Colombia y Brasil. Las oficinas en Buenos Aires abrieron en mayo, las de Bogotá en junio y se planean un par más en Sao Paulo y la Ciudad de México antes de que finalice el 2017.

A nivel global, la compañía cuenta con 1.800 empleados, cerca de 10.000 empresas miembros y sus fundadores, Neuman y McKeley, forman parte de las 20 personas más adineradas de los Estados Unidos, según la revista Forbes.

WeWork podría ser definida como "el Uber de las oficinas" ya que, aunque la empresa no posee un solo inmueble, se estima que el valor de la compañía ronda los 16.000 millones de dólares.

El valor de la empresa se encuentra más allá del lugar de trabajo, el café, la cerveza y el ambiente de trabajo tipo Google que ofrece a sus usuarios. Lo que vende la compañía es el pertenecer a una comunidad que conecta startups, empresas medianas y gigantes trasnacionales a través de la convivencia de los empleados de todas estas empresas en los espacios comunes y los eventos que organiza WeWok en cada una de sus oficinas.