Con una altitud de 7.760 metros, Kanjut Sar es el undécimo pico más elevado de Pakistán y la vigesimosexta montaña más alta del mundo. En la región también se encuentra el famoso paso de Khurdopin, bien conocido por los aficionados al alpinismo. Desde hace años, el grupo de investigación de Jakob Steiner, en la Universidad de Utrecht (Holanda), ha analizado esta zona asiática para comprender su evolución geológica. Tras estudiar diversas sobrecargas en el glaciar ocurridas durante los sesenta y los setenta, el equipo de Steiner realizó un sorprendente hallazgo, que había pasado desapercibido durante décadas.

El 17 de abril de 1996, hace más de veinte años, el satélite Landsat 5 de la NASA capturó una imagen histórica, calificada como «un golpe de suerte» por la agencia espacial norteamericana. El motivo es que pocas veces coinciden circunstancias tan excepcionales: que una avalancha que suele durar apenas unos segundos o minutos ocurra justamente al mismo tiempo que un satélite fotografía el fenómeno desde el espacio. El descubrimiento fue compartido por el propio Steiner en su cuenta de Twitter. «Ese momento en el que una avalancha de polvo llega a la superficie del glaciar exactamente en el mismo instante en el que cruza el Landsat», relató el científico.

Jesse Allen/NASA Earth Observatory

Según la NASA, las grandes avalanchas pueden llegar a alcanzar velocidades de hasta 130 kilómetros por hora en apenas unos segundos, y su duración suele ser muy corta. El grupo de investigación dirigido por Jakob Steiner, de hecho, monitoriza la región del paso de Khurdopin porque la región podría sufrir una nueva gran sobrecarga a corto y medio plazo, tras la aparición de tensiones en el terreno el pasado mes de octubre. Como consecuencia, las oleadas de tierra, polvo y agua podrían tener importantes consecuencias en el cercano río Vijerab y provocar peligrosas inundaciones.

La histórica imagen captada por Landsat 5 refleja precisamente uno de estos fenómenos. La fotografía, en falso color, muestra las zonas cubiertas por la nieve en rojo, las rocas en una tonalidad azulada y en negro las sombras que proyectan las montañas. El origen de la avalancha parece que fue una pendiente con una elevación de aproximadamente 6.500 metros y, a medida que ocurría, la nieve iba arrastrando todo a su paso hacia un valle cayendo sobre el glaciar Khurdopin. La región es conocida por sus frecuentes avalanchas, como describió Toni Spirig en una publicación del Club de Alpinismo de Estados Unidos realizada diez años antes.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.