"Existen riesgos inaceptables en las farmacias comunitarias que pueden vender productos homeopáticos". Así de tajante se muestra el Ministerio de Sanidad de Australia, que acaba de publicar el informe Review of Pharmacy Remuneration and Regulation - Interim Report (Revisión de la remuneración y regulación de la Farmacia - Informe provisional, en castellano), en el que aboga por evitar que las farmacias vendan homeopatía por los riesgos que suponen para la salud de los pacientes.

El panel de expertos que ha elaborado el documento concluye que la distribución de productos homeopáticos a través de las farmacias "no es benigna", sino que se corre el "riesgo de crear una percepción de fiabilidad y eficacia en la mente del consumidor dado el estatus de la farmacia como proveedor de atención médica". "Esto puede alentar a los pacientes a elegir los productos homeopáticos en lugar de la medicina convencional que presenta una evidencia robusta de eficacia, lo que puede provocar un riesgo de dañar la salud del individuo", sostiene el informe.

Un riesgo para la salud de los pacientes

La única defensa posible de la venta de homeopatía en farmacias, según el informe oficial australiano, es que no es perjudicial y podría ser utilizada como placebo en determinadas circunstancias. Sin embargo, el Gobierno no cree que ese argumento sea suficiente para justificar la comercialización continuada de productos homeopáticos en farmacias que proveen medicamentos de prescripción. La posición oficial ha sido respaldada por los Colegios Oficiales de Farmacéuticos australianos, que han rechazado que la homeopatía cuente con algún tipo de evidencia científica y han asegurado que existe "suficiente evidencia de falta de eficacia como para impedir su venta ética en las farmacias".

El documento del Ministerio de Sanidad llega dos años después de que el Consejo Nacional de Investigación Médica y Salud publicase otro análisis donde descartaba que existiera evidencia de que la homeopatía fuese efectiva. "No debería ser utilizada para tratar problemas de salud crónicos, graves o que podrían agravarse. La gente que elige la homeopatía podría poner en riesgo su salud si rechazan o retrasan los tratamientos cuya seguridad y eficacia sí está avalada por la evidencia", explicaban en aquel documento. Sus conclusiones eran bastante parecidas a las presentadas hace unos días por la Real Academia Nacional de Farmacia en España, que también descartaba que los productos homeopáticos tuvieran alguna eficacia clínica. "Existe un riesgo real de que los pacientes prefieran los tratamientos homeopáticos a aquellos tratamientos farmacológicos apoyados en la evidencia científica", afirmaba la entidad.

La posición de la Real Academia Nacional de Farmacia no es compartida por la mayor parte del colectivo farmacéutico en España, pese a iniciativas como FarmaCiencia al denunciar la ineficacia y los peligros de los productos homeopáticos. A día de hoy, la homeopatía está reconocida dentro de la Ley 29/2006, de 26 de julio, de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios, aunque solo están autorizado un limitado número de productos homeopáticos para su venta. Boiron, una de las multinacionales del sector, afirmó que no sabía "cómo 'funcionaba' la homeopatía" en una rueda de prensa convocada para defender su labor.

homeopatía
La homeopatía es una terapia que no ha demostrado mayor efecto que el placebo. Imagen cedida por Boiron.

El debate sobre los productos homeopáticos, que han sido tildados de "ilusorios y engañosos" por la Organización Médica Colegial, ha ido en aumento en los últimos meses. Varias instituciones académicas, como la Universitat de Barcelona o la Universitat de València, han eliminado las titulaciones que impartían sobre homeopatía ante las críticas generadas. De forma simultánea, se conocía que Boiron había pagado cerca de medio millón de euros a científicos y médicos, según el desglose realizado por Farmaindustria, la patronal de la industria farmacéutica a la que pertenece. Más recientemente, un niño falleció en Italia después de que le trataran la otitis que padecía únicamente con productos homeopáticos y no con antibióticos.

El informe publicado ahora por el Ministerio de Sanidad de Australia demuestra, a pesar de sus defensores, que la homeopatía no cuenta con mayores efectos que los del placebo. Así lo confirmaron también en el pasado el Servicio Nacional de Salud y el Comité de Ciencia y Tecnología de Reino Unido, el Colegio de Estados Unidos de Toxicología Médica y de Toxicología Clínica y diversos estudios publicados en The Lancet, The Lancet (II), Nature, British Journal of Clinical Pharmacology, Journal of Clinical Epidemiology o Journal of Law and Medicine.