Muchos conocemos a George Lucas como el padre de las galaxias lejanas, los sables de luz y la fuerza de los Jedi; aquel que en su faceta de recién graduado de la universidad tomó un viaje de alucinógenos para crear la obra maestra de Star Wars.

Considerando que Lucas era un completo nerd al momento de su creación, y que tenía un talento natural por preferir el silencioso proceso de escritura y edición, la parte de los sables de luz nos parece muy dudosa.

En los años 70s cualquiera con un titulo de escuela de cine y una ligera barba era bienvenido a la nueva ola de cine que buscaba cambiar por completo al viejo Hollywood. Y esta nueva promesa sabía exactamente lo que buscaba: un remake de las aventuras de Flash Gordon.

Sin tener acceso a los derechos, decidió abarcar otras ideas, tomando prestadas algunas influencias y creando algo completamente único.

Quizás plageando en el camino los titulos de Flash Gordon.

Tan único que sería catalogado en papel como una "película para niños" y desde su guión presentaría una historia de ancianos espaciales conviviendo con estereotipos racistas que dirían diálogos tan malos que Harrison Ford diría famosamente: "Puedes escribir esta mierda George, pero no la puedes decir".

Otras ideas fascinantes incluían: el concepto original de C-3PO como "aceitoso, vendedor de carros" que veremos retratado por el personaje antisemita de Watto en La Amenaza Fantasma, un hombre irlandés interpretando a Jabba the Hutt "provisionalmente" y la desaparición inexplicable de Obi Wan en algún momento de la película.

Claramente las ideas iniciales de una película casi nunca se comparan exactamente al producto final, pero en este caso cada cambio significaba una pequeña crisis de departamentos y la acción de un conjunto de personas contra Lucas.

—En esta escena simplemente te tienes que acercar a hablar con Han, pero que ni se te ocurra abrir la boca.

Para conseguir al mayordomo gay que conocemos hoy en día como C-3PO fue necesaria la fuerza de convencimiento de Stan Freberg, quien habló con Lucas para que Anthony Daniels —el hombre dentro de la máquina— realizara la voz del personaje. Y si consideramos que Stan había sido contratado para hacer este trabajo, podemos tener una buena idea de los resultados desastrosos que requirieron que una persona sacrificara su trabajo.

Otras adiciones como la muerte de Obi Wan y la destrucción de La Estrella de la Muerte —también conocida como el final de la condenada película— provienen de una persona en particular: Marcia Lucas, la esposa de George y editora del filme.

Después de horas de trabajo forzoso y finalmente un poco de ese trabajo solitario que George prefiere tanto, el primer corte de Star Wars era un desastre incomprensible. Por lo que un hombre destrozado tuvo que hablar con su esposa para pedir algunos consejos. Lo que consiguió fue una nueva forma de plasmar tensión en la escena final, gracias a los cortes de Marcia, quien había trabajado editando películas de Scorsese.

Si bien la edición original es tan aburrida que pocas personas tienen el nivel de atención para apreciarla, las charlas matutinas del matrimonio se vieron ajetreadas por la lucha de George por no querer matar a uno de sus personajes principales.

Creo que George Lucas nunca comprendió muy bien la palabra "musa".

Queriendo que la escena comenzara con C-3PO siendo impactado por un proyectil, el señor Lucas replicaba negativamente diciendo que Star Wars se trataba realmente sobre los robots y que deseaba la aparición de estos al principio y al final de la cinta.

Pero si esto no es suficiente, consideremos un segundo que todos los problemas de arriba surgieron únicamente en la producción de Una Nueva Esperanza, ya que gracias al cielo Lucas no dirigiría los filmes posteriores.

El Imperio Contrataca y El Retorno del Jedi fueron dirigidas por Irv Kershner y Richard Marquand, el guión de ambas películas viene de la mano de Lawrence Kasdan. Y seamos honestos, estas fueron mejores películas en comparación.

Tampoco seamos tan duros con el tipo, por lo menos nos trajo actuaciones que perdurarán en la historia del cine para siempre. Mentira, uno de sus compañeros de la escuela de cine Gary Kurtz fue quien se encargó de manejar operaciones cruciales en el set como la tarea de dirigir a los actores de ocasión en ocasión.

Sí, no veo a George por ninguna parte.

Si bien el cine es un trabajo en equipo, es sorprendente ver las otras obras maestras que una mente maestra como George Lucas podría traernos en el futuro.

Creando una nueva trilogía que demuestra lo que ocurre cuando dejas todo el trabajo en las manos de este hombre, y pasando a dirigir otros clásicos del cine universal como la críticamente aclamada Howard El Pato, que nos cuenta la celebrada historia de los cómics sobre un pato antropomórfico y sus tenebrosas referencias sexuales.

Últimamente George se ha dedicado al cuidado de sus hijos, después de sufrir una tragedia familiar y divorciarse de su dotada esposa finalizando El Imperio Contrataca. Pero eso no le impide continuar con su trabajo en el séptimo arte, escribiendo en 2015 la asombrosa cinta Magia Extraña que según Lucas fue "diseñada para niñas de 12 años".

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.