El tema estrella y viral de la red española en diciembre que pasó al olvido a los pocos días ya tiene una resolución judicial. Hablamos del vídeo del youtuber (ya ex-youtuber) Mr. Granbomba, joven alicantino que en una de sus grabaciones con cámara oculta topó con la víctima equivocada, un repartidor de mensajería que no se tomó bien que el chico le llamara "caranchoa" y le soltó un bofetón que pudo ir a más si no llega a huir calle arriba.

El juzgado de instrucción número 8 de Alicante ya ha emitido su sentencia, que condena al repartidor a una multa de 30 euros por lesiones leves, y descarta que tenga que pagar indemnización alguna. El abogado de Sergio, el youtuber, solicitaba una multa de 180 euros y una indeminzación de 300, mientras que la fiscalía pedía una multa de 120 euros. Finalmente, el veredicto ha sido menor.