La nave espacial Juno completó con éxito el último sobrevuelo alrededor de Júpiter. La NASA ha confirmado que, durante la operación, todos los instrumentos científicos y la cámara de la sonda permanecieron activos recogiendo información que está siendo enviada de vuelta a nuestro planeta.

En la actualidad, los científicos de la agencia espacial norteamericana están trabajando para llevar a Juno a un período orbital más corto, ya que a día de hoy tarda 53 días en completar una vuelta alrededor de Júpiter. El plan inicial es que la nave tuviera un período de 14 días, aunque sigue obteniendo datos muy importantes para conocer en profundidad el planeta gaseoso.

Las imágenes del último sobrevuelo

Una de las últimas fotografías de Juno muestra el polo sur de Júpiter, que se correspondería con la Antártida terrestre. En la primera imagen se ven ciclones alrededor de este extremo del planeta, con tormentas ovales blanquecinas en el polo jupiteriano.

Las fotografías fueron tomadas durante el sobrevuelo más próximo a este mundo, cuando se situó a 4.300 kilómetros por encima de las nubes de Júpiter. La tercera imagen, coloreada y suavizada artificialmente, muestra la cara más desconocida de la peculiar Antártida jupiteriana, como la han descrito los investigadores.

júpiter
Juno (NASA)

Júpiter
Juno (NASA)

La sonda de la NASA también ha retratado el polo norte del planeta gaseoso y otras regiones, unas fotografías en las que la agencia espacial norteamericana ha pedido la colaboración activa de la sociedad. En la primera imagen, pueden observarse los cielos oscurecidos sobre el polo norte de Júpiter, mientras que las siguientes fotografías han sido aportadas por usuarios anónimos, que han retocado las imágenes obtenidas por la JunoCam durante su último sobrevuelo.

Entre las fotografías aportadas por el público, la NASA también ha seleccionado algunas tomas donde se observan remolinos en la superficie del gigante gaseoso, el contraste en diferentes colores del polo sur de Júpiter o esta misma región con una resolución asombrosa.

juno

juno

juno

Juno llegó a Júpiter el pasado 4 de julio, después de recorrer los 3.000 millones de kilómetros que separan a este planeta gaseoso de la Tierra. Desde entonces, la nave espacial se ha dedicado a explorar la atmósfera y composición de este mundo, no sin problemas. La NASA se vio obligada a apagar el motor principal de la sonda, que obligaron a aumentar el período orbital por encima de lo previsto.

A pesar de los inconvenientes técnicos, Juno ha seguido trabajando para analizar el interior de Júpiter, la cara más desconocida de este planeta. Sus resultados han permitido demostrar que sus campos magnéticos y auroras son más grandes e intensas de lo que se pensaba inicialmente. Por otro lado, los investigadores han mapeado los cinturones y nubes del gigante gaseoso, que se extienden en las profundidades internas de Júpiter. La investigación de este planeta tiene como principal objetivo determinar el origen del agua helada y de las auroras jupiterianas, además de comprender el origen y la evolución de este planeta y estudiar en detalle su atmósfera e interior.