Juno, la nave de la NASA cuya misión es aportar datos sobre la atmósfera y la composición de Júpiter, ha entrado en “modo seguro” luego de que se reportaran fallas en el sistema de válvulas que podrían haber afectado el motor principal de la nave. Esta falla podría haber sido crucial para la investigación.

Originalmente el 19 de octubre estaba prevista una maniobra de reducción de periodo (PRM, por sus siglas en inglés) que reduciría el periodo orbital de Juno alrededor de Júpiter de 53.4 a 14 días, sin embargo Juno entró en “modo seguro” el 17 de octubre. "Modo seguro" es un mecanismo que se activa cuando “el ordenador a bordo percibe condiciones no esperadas. En este caso, el modo seguro apagó los instrumentos y algunos componentes no críticos de la nave”, en palabras de la NASA.

Por suerte, la NASA ha reportado que Juno se encuentra sana y que se encontrará en modo seguro hasta la siguiente órbita, que será el 11 de diciembre, fecha en la que reactivará los instrumentos que lleva a bordo. El 11 de diciembre, Juno completará su tercera de 37 órbitas; la primera órbita concluyó el 27 de agosto y la segunda el 19 de octubre.

Juno llegó a Júpiter después de cinco años de viaje en el espacio como parte de la misión New Frontiers. La nave fue pensada para tener 20 meses de vida útil para autodestruirse precipitándose hacia la atmósfera el planeta el 18 de febrero del 2018 y resolver algunas incógnitas sobre el planeta más grande de nuestro Sistema Solar.