Tal como sucede en la película de Sergio Arau Un día sin mexicanos, algunas de las ciudades de Estados Unidos se han quedado sin migrantes por un día. Se trata de una huelga de los inmigrantes contra las políticas del Gobierno de Donald Trump.

Una convocatoria en español viralizada en redes sociales pide a los migrantes: "No ir a trabajar, no abrir nuestros negocios, no comprar en tiendas o por Internet, no comer en restaurantes, no comprar gasolina, no ir a clases, no mandar a nuestros hijos a la escuela".

De acuerdo con Univisión, unos 60 restaurantes cerraron en Washington D.C., un puñado más en Nueva York, Chicago, Filadelfia, Los Ángeles y otras ciudades con altos porcentajes de inmigrantes.

La acción es un mensaje directo a Donald Trump, pues la convocatoria además asegura: “Sin nosotros y sin nuestro aporte este país se paralizará". Trump mostró rechazo a los migrantes durante su campaña presidencial y lo confirmó durante su primer mes de presidencia impulsando el muro fronterizo con México, bloqueando la entrada a ciudadanos de siete países principalmente musulmanes y mostrándose abiertamente hostil contra los migrantes que residen en Estados Unidos.

Durante la semana pasada se reportaron 680 arrestos de inmigrantes ilegales en 12 estados. Si bien las redadas y la deportación también eran un asunto cotidiano durante la administración de Obama, lo que ha hecho Trump es ampliar el concepto de criminalidad y hacer propenso de arresto y posterior deportación a cualquiera que haya cometido una falta menor o un crimen no violento, por ejemplo, utilizar un número de seguridad social falso, una práctica que casi todos los migrantes ejercen.

A lo largo del día se esperan marchas y muestras de solidaridad en las principales ciudades de Estados Unidos.