@2016 HBO Ole Partners. All rights reserved.

A nadie se le puede escapar, después de los episodios emitidos hasta ahora, cuáles son las razones de HBO para apostar a producir una serie tan interesante como Westworld. Pero un argumento potente como el de la película de los años setenta del novelista Michael Crichton en la que se inspira, no serviría de nada si no lo desarrollase un equipo con talento, comandado por Jonathan Nolan y Lisa Joy, con el aval del reputado J.J. Abrams y la participación de actores de altura como Anthony Hopkins o Ed Harris, entre muchos otros que les acompañan. Puedes vivir esta gran historia todos los domingos por HBO.

Dado que esta primera temporada va a contar con diez capítulos hasta el próximo mes de diciembre, hemos llegado a su ecuador, un momento idóneo para hacer balance de lo que hemos visto sin spoilers, analizar el camino recorrido y sus entrañas y, quizá, entrever en líneas generales el destino de todo el conjunto de personajes que interactúan en este parque de atracciones futurista cuando concluya la temporada, y en previsión de las que, de seguro, vendrán más adelante.

@2016 HBO Ole Partners. All rights reserved.

El episodio de estreno, ese que marcó el estilo que tiene la serie y nos dejó indudablemente con ganas de más, fue “The Original”. Lo cierto es que no pierde el tiempo en absoluto, sino que en la misma escena posterior a los títulos, apunta directamente al asunto capital de las esencias individuales, a ese “amanecer de la conciencia artificial” del que hablaban los creadores de la serie, y lo va apuntalando de forma sutil conforme avanza el metraje y conocemos a los habitantes y algunos de los inquilinos del parque y a sus administradores, con ciertos giros inesperados, incógnitas sobre las intenciones de algún personaje terrible y una inquietud creciente para los espectadores que llega hasta un alucinado, boquiabierto y mudo temor.

En “Chesnut” nos amplían los pormenores acerca del protocolo con los huéspedes del parque y de la fabricación y ajuste de los androides, además, vemos el despertar de las inteligencias artificiales y la evolución de las incógnitas que siguen su curso sin prisa alguna. Además, hay aquí reflexiones sobre la creación de dichas inteligencias y lo que supone este trabajo, lo cual le aporta profundidad, no sólo a los personajes al cargo de ello, sino también a las ideas que maneja la propia serie. Y, si algo destaca en este capítulo con suma claridad, es su intensa secuencia onírica.

@2016 HBO Ole Partners. All rights reserved.

Al margen de los hilos narrativos que se ocupan del avance de las tramas abiertas en episodios anteriores, buena parte de “The Stray” se dedica a escudriñar el pasado, no solamente aquel que le proporcionan a los anfitriones para ahondar en lo que les empuja a comportarse de determinada manera, contribuyendo al realismo del parque, sino también en el de los científicos que diseñan y estudian la inteligencia artificial y, lo más atractivo de todo, en el del propio parque de atracciones. Qué duda cabe de que esto aumenta con fuerza la curiosidad del espectador, quien se fideliza y aguarda más detalles de una historia que puede acabar resultando fascinante para los seriéfilos más despiertos.

Las incógnitas planteadas en los capítulos anteriores se agrandan y se complican en “Dissonance Theory” al unirse a ellas el devenir de otros personajes principales, en unos gustosos giros de guion que enriquecen el relato de Westworld porque enlazan diferentes planos narrativos. Y más trazas del pasado afloran y echan leña al fuego de la intriga, la mitología del parque se establece de un modo definitivo con raíces firmes, inesperadamente, y las variaciones de sus costumbres juegan en favor de la complejidad de la serie como una de sus virtudes incontestables; porque la simpleza no es atrayente ni por asomo.

@2016 HBO Ole Partners. All rights reserved.

Intenso, dinámico y más multifocal que los otros es “Contrapasso”, en el que tomamos verdadera consciencia de lo realmente enorme y variopinto que es el parque de atracciones, una obra colosal propia sólo de genios a los que siempre les es posible tirar de chequera con alegría. Es en este capítulo cuando presenciamos el primer encuentro de dos individuos imprescindibles, el cual nos suministra más información acerca del pasado del parque y nos brinda el disfrute de verles interactuar, algo muy inusitado por lo que ha visto. Y su sorpresiva escena de cierre parece indicar que las cosas están cerca de precipitarse en este opresivo y extraordinario microcosmos robótico, que no aparenta merecer la salvación y ni tan siquiera que esté a su alcance.

En los episodios emitidos hasta el momento, hemos podido explorar un mundo en el que todos los apetitos humanos, no importa cuán nobles o depravados sean, pueden ser consentidos. El despertar de la conciencia de los androides continuará, muchas más balas silbarán en el aire y sangre falsa y genuina correrá y salpicará la tierra que descubrimos domingo a domingo. No dejes de vivir cada momento en Westworld, todos los domingos por HBO.