Apple tiene preparado (o eso se rumorea) su propio concepto de coche eléctrico y autónomo, una apuesta muy interesante que parte del concepto de coche completo y no de servicios auxiliares, que es la apuesta de la mayoría de compañías que a día de hoy no son fabricantes de automóviles. Es una cuestión interesante, puesto que son los fabricantes los que están apostando fuertemente por el coche autónomo, pero lo cierto es que son las tecnológicas las que están apostando por los sistemas para gobernar esos coches.

En este sentido, Microsoft es una de las más interesantes en este segmento. Y lo es porque en el pasado ya confirmó que el coche conectado es uno de los segmentos de mercado que más interesa a la compañía, pero en el sentido contrario a Apple. Mientras que los rumores sitúan a la compañía de Cupertino dentro de los fabricantes futuros, Microsoft va más en la línea de dar soporte a los fabricantes presentes: ser el cerebro del coche conectado por excelencia.

La compañía de la que es CEO Satya Nadella ha llegado a un acuerdo con Nissan, uno de los fabricantes más importantes, para poner la infraestructura y el cerebro de sus coches conectados, con una propuesta muy interesante: crear, proteger y transferir los perfiles de conductor y las configuraciones de un vehículo a otro, una especie de DNI de conductor digital que permitiría llevarte todas las configuraciones de un coche a otro.

Y lo más importante: la infraestructura de actualización en la nube para el futuro coche autónomo, sistemas de conexión global o monitorización del vehículo a distancia. Microsoft ha apostado fuertemente por el coche conectado y autónomo. Al fina y al cabo, lo que van a necesitar los fabricantes son tecnológicas que generen infraestructura, y Microsoft lo sabe muy bien.