Malas noticias para la fusión entre el gigante Uber y el gigante local Didi Chuxing, que habían llegado a un acuerdo por el que ambas compañías iban a iniciar una fusión con el fin de optimizar la operativa en China y ser aún más competitivos contra las alterativas locales que, aún con el auge de este tipo de servicios, siguen siendo la opción por defecto de los usuarios en el país asiáticos.

Ahora el Ministerio de Comercio de China ha abierto una investigación, precisamente, por este asunto. El acuerdo está totalmente en suspensión mientras se aclara la investigación, que se ha centrado en las posibilidades de que la compra suponga un movimiento monopolístico por parte de Didi al absorber (de mutuo acuerdo) a su competidor más directo e importante.

Las dudas han llegado desde el momento en el que Didi no solicitó al Ministerio de Comercio una revisión antimonopolio, trámite habitual en el país para este tipo de operaciones, lo que ha supuesto que antimonopolio revise de oficio la operación antes de las dudas de que, precisamente, esta ocultación a las autoridades estuviese provocada por ese miedo a que el acuerdo fuese considerado como una práctica no acuerde a las leyes.

El asunto es que, según Didi, tal como están los ingresos de Uber China (que no alcanzan el umbral necesario), no hay lugar para una investigación antimonopolio. De momento se desconoce cuál va a ser el siguiente paso, pero esto supone un varapalo importante para Uber en China, pues la absorción por Didi era un bote salvavidas para sus maltrechas cuentas.

👇 Más en Hipertextual