China está por lanzar una aplicación de transporte para hacer frente a Didi en ese país. De acuerdo con el Financial Times, el gobierno de Xi Jinping prepara una nueva plataforma enfocada a miembros del Partido Comunista y empleados estatales. Conocido como Strong Nation Transport, el Uber comunista contará con el respaldo del Ministerio de Transporte y otras agencias estatales.

El reporte indica que llegará pronto para los usuarios de Xuexi Qiangguo, una app diseñada para los miembros del Partido Comunista. Eso significa que Strong Nation Transport contará con una base de más de 100 millones de personas en su lanzamiento. Los usuarios podrán reservar autos a través de todos los proveedores de transporte compartido que operan en China.

Según el diario Beijing Daily, el «Uber comunista» responde a un problema de expansión desordenada y de seguridad de datos en la industria de movilidad. La app de transporte ofrecerá servicios especializados con la promesa de proteger la privacidad de sus usuarios.» Strong Nation Transport se basa en los principios de conveniencia y seguridad», dijo el medio oficial.

Aunque no existe información concreta sobre su disponibilidad, el Gobierno anunció que Strong Nation Transport permitiría reservar un viaje desde WeChat, Alipay y la versión china de TikTok. También existen planes para integrar traslados por carretera, transporte aéreo o marítimo, ferrocarril y servicios de carga. La nueva plataforma quiere ganar terreno en un segmento dominado por Didi y tiene una estrategia agresiva para conseguirlo.

China busca posicionar su app de transporte tras golpear a Didi

Didi en europa
Twitter/ Didi Chuxing

El anuncio de Strong Nation Transport se da en un momento complicado para su competidor más cercano: Didi Chuxing. La plataforma de transporte sufrió un revés luego de que los reguladores chinos exigieran su retiro de las tiendas de aplicaciones. Hace unos meses, la administración de Xi Jinping inició una cruzada contra las Big Tech que tenían presencia fuera de China.

En el caso de Didi, el golpe vino luego de que comenzara a cotizar en la bolsa de valores. Días después de que la empresa se hiciera pública, la Administración del Ciberespacio de China (CAC) inició una investigación contra Didi alegando que había recopilado ilegalmente los datos personales de los usuarios. La CAC le ordenó suspender los nuevos registros y retiró 25 apps operadas por la empresa de todas las tiendas de aplicaciones.

Previo a la debacle, Didi se había convertido en la empresa dominante de este sector tras comprarle el negocio a Uber en 2016. El número de usuarios activos que reservaban un viaje en la plataforma ascendía a 500 millones por año. La aprobación de la Ley de Seguridad de Datos y Ley de Protección de Datos Personales en China derivó en que las compañías con datos de más de 1 millón de usuarios tendrían que someterse a una revisión de seguridad antes de cotizar en el extranjero.

El Gobierno reactivará su economía tras meses de restricciones por la COVID-19

La investigación afectó considerablemente el negocio de Didi y la obligó a retirarse de la Bolsa de Valores de Nueva York. Luego de 18 meses, el regulador chino le otorgó un indulto y permitió que comenzara el registro de nuevos usuarios. La aplicación comenzará a operar de nuevo, aunque ahora deberá enfrentar a competidores como Cao Cao Mobility, T3 Chuxing o la propia Strong Nation Transport.

China busca reactivar su economía luego de tres años de restricciones provocados por el coronavirus. El primer paso será suavizar las sanciones a las grandes tecnológicas, aunque sin perder el control que tiene sobre sus usuarios. Como referencia, la app Xuexi Qiangguo para la que estará disponible el Uber comunista, tiene acceso a todos la información personal de los miembros del Partido Comunista, incluyendo datos biométricos y de salud, ubicación y hasta el contenido eliminado.

Participa en la conversación

1 comentario

Participa en la conversación, deja tu comentario

  1. Gastos de dinero de impuestos para beneficiar exclusivamente a los miembros del partido en el poder y sus familiares. Pues si, el nombre le queda bien.