El arte tiene muchas funciones. Es capaz de hacernos cuestionar nuestra moralidad, de motivarnos a reflexionar acerca de nuestra mortalidad o hasta de cambiar nuestra forma de vivir drásticamente al revelarnos alguna verdad que nos era desconocida. Si además la obra en cuestión es placentera estéticamente, la eleva todavía más como expresión esencial de un alma humana.

Todos estos elementos son tomados en cuenta por Plastic Jesus, un artista callejero residente de Los Angeles que utiliza su talento para hacernos reflexionar acerca de asuntos de importancia social y política. Su trabajo más conocido y difundido es el muro que instaló alrededor de la estrella del paseo de la fama de Donald Trump, pero constituye apenas la superficie del enorme iceberg que representa su trabajo.

Luego de trabajar más de dos décadas como fotógrafo, Plastic Jesus decidió llevar su arte a una escala más grande. Pero está claro que su amplio entrenamiento en la composición y estética de la imagen no fue en vano. Sus obras son intrigantes, no solo por el mordaz comentario social que representan, sino por su belleza y creatividad.

Aunque ya hemos hablado antes de otros artistas callejeros que dominan la escena mundial actual, es seguro afirmar que de entre todos ellos Plastic Jesus es el que tiene más potencial para lograr reconocimiento mundial, aunque dudamos que esa sea su meta. Como afirma en su página web, no tiene intenciones de manchar todas las paredes que se le antojen con su arte como acostumbran muchos artistas callejeros rebeldes. Incluso cuenta con un grupo de limpieza para eliminar sus pinturas no deseadas por los propietarios del lugar; aunque dudamos que dicha agrupación tenga mucho trabajo.

A continuación verán varios de sus mejores trabajos, todos sin excepción son geniales y valen la pena ser vistos con más detenimiento. Si les agradan no olviden seguir a Plastic Jesus en Instagram y en Twitter para estar al corriente con sus nuevos proyectos.