No es ajeno para ningún mexicano, o para la mayoría, que los salarios "no alcanzan para nada", y esto más que una frase común o una exageración bien puede ser muy cierta, esto si observamos que el salario mínimo de México se cataloga como el más bajo en América Latina y de entre los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Más que esto, porque el poder adquisitivo del salario mínimo se ha reducido en poco más del 70 por ciento. En una reciente reunión de expertos y de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami), el presidente de esta última, Basilio González Núñez, declaró que el salario mínimo en México debería ascender al menos a 200 pesos diarios. Recordemos que actualmente es de 73.04 pesos y que está homologado en toda la República, pues desde 2016 se eliminaron las zonas geográficas que distinguían distintos montos del salario mínimo.

Así pues, el aumento de 2.94 pesos que tuvo el salario mínimo a la entrada de este 2016 también resulta ínfimo por sí mismo y porque esto no alcanza a cubrir la llamada Canasta Obrera Indispensable (COI) o la Canasta Alimenticia Recomendable (CAR), parámetros que se usan para conocer el nivel de vida de los trabajadores. De hecho, y con el paso de las décadas y sexenios, el poder adquisitivo del salario mínimo frente a la COI ha acumulado una pérdida de compra del 83.62%.

Sólo 2 millones 56 mil personas (1.7 por ciento de la población) pueden acceder a esta canasta básica

Para entender más acerca de lo que integra la COI nos apoyamos con la explicación de la investigación 122 de la CAM: "La COI representa el precio de una canasta ponderada, de uso y consumo diario, para una familia obrera de 4 personas (2 adultos, un/a joven y un/a niño/a, canasta integrada por 35 bienes y servicios (27 alimentos, 3 productos de aseo personal y el hogar, transporte (metro, metro bus o microbús), energía eléctrica, gas y agua. No incluye otros gastos, como renta de vivienda, vestido y calzado, educación, salud, diversiones."

Así mismo, la CAR es definida de la siguiente manera: "CAR (canasta recomendable-modelo-ideal) es una canasta ponderada, de uso y consumo diario, para una familia mexicana de 4 personas (2 adultos, un(a) joven, un(a) niño(a). Para su contenido, estructura y ponderación para consumo diario, se consideraron aspectos nutricionales, dieta, de tradición, hábitos culturales. Fue definida por el Dr. Abelardo Ávila Curiel de Instituto Nacional de Nutrición Salvador Zubirán. Está conformada por 40 alimentos, su precio no incluye gastos en su preparación." En esta no se incluye gastos en pago de renta de vivienda, transporte, vestido calzado, etc.

No resulta, entonces, poco cierta para la gran mayoría de los mexicanos, la frase "no alcanza para nada". De hecho se ha documentado que muy pocas personas logran cubrir la canasta básica, en 1982 el 94.30% de los trabajadores podía cubrir el gasto de la COI, mientras que en 2006 apenas un 16.26% lo hacía.

Salario Mínimo en México
Create your own infographics

Subir el salario mínimo o no...

Bacho - Shutterstock
Bacho - Shutterstock

Según el presidente de la (Conasami) el salario mínimo debería ser de 200 pesos, sin embargo, una resolución de aumento de los salarios supone muchas cosas, y es que los expertos en el tema no expresan una solución unánime y sí existen muchas voces que declaran que aumentar el monto del salario mínimo traería desempleo e inflación. El primero porque para los empleadores sería mucho más difícil cubrir los sueldos con el aumento y que, por tanto, tendrían que hacer recorte de personal; lo segundo porque habría un aumento en la demanda, pues las personas y familias tendrían más ingresos; también se contempla un aumento en la inflación porque el valor de los servicios y procesos aumentaría.

Por otro lado, está lo que se llama en economía el "efecto farol" que se refiere a un fenómeno del salario mínimo cuando este se usa de referencia para estipular otros aspectos dentro de esa misma economía; por ejemplo, en México, el salario mínimo se usa para establecer montos en multas penales o de tránsito o para establecer becas y seguros, entre muchas otras cosas.

Así pues, el aumento del salario mínimo debe estar acompañado de muchas otras medidas en la economía para mantenerla lo más estable posible. Lo que sin duda es innegable es que ha llegado a cifras alarmantes al caer tanto el poder adquisitivo del salario mínimo, así como otros fenómenos que hacen de este país uno con una gran diferencia en la repartición de la riqueza y una gran desigualdad, uno en el que la pobreza ha crecido 58% en 42 años; un país en el que uno de sus alimentos más consumidos ha duplicado su precio en los últimos 10 años. Cabe mencionar que se estimó que en 2013 la cifra de los mexicanos que no pueden comprar la canasta básica ascendió a 102 millones 425 mil.