Parecía todo aclarado y las consecuencias más o menos previsibles después de la tormenta, pero un nuevo capítulo en este Caso Volkswagen ha vuelto a tomar por sorpresas a todos. Y es que la compañía no quiere dejar nada más al azar, y antes de que sea el mercado el que castigue por ocultación, la VW ha salido a la palestra para decir que puede que hayan subestimado el problema inicial de la emisiones, al que habría que sumar uno adicional por el nivel de las emisiones de CO2, que afectaría también a algunos modelos con motor de gasolina.

Con estos nuevos datos, la compañía habría revelado nuevos errores tras analizar las emisiones de más modelos de vehículos, que tras los 11 millones de vehículos diesel que estarían afectados, también habrían incurrido en un error a la hora de medir las emisiones de CO2 de los escapes de vehículos diesel y gasolina durante las pruebas de laboratorio, tal como informa el WSJ.

De momento le mercado está a la espera de que se aclaren estos datosEstas mediciones vienen de una serie de pruebas internas en las que la compañía medía los datos de los modelos entre 2009 y 2015 que desembocaron en el escándalo de septiembre y por el que las autoridades de Estados Unidos y Europa están tomando cartas en el asunto. De momento, hay mucho que aclarar del lado de la compañía sobre estos nuevos datos, y ha sido la propia Volkswagen la que ha dicho estar en contacto con las agencias reguladoras con el fin de determinar los pasos necesarios para aclarar la situación.

Mientras tanto, todo lo que parecía claro en el Caso Volkswagen, está tomando tintes de ser uno de los mayores escándalos en la historia del automóvil reciente y sobre todo, un escándalo de cara a las subvenciones públicas que recibían por mantener las emisiones dentro del marco real regulatorio, que al final se traducía en descuentos directos a la hora de comprar un nuevo vehículo de bajas emisiones.

👇 Más en Hipertextual