Los vídeo juegos encontraron en la vibración el primer contacto entre lo que ves en la pantalla y lo que siente tu personaje acorde a tus movimientos. Me acuerdo, por ejemplo, de mi Nintendo 64 y el accesorio "Rumble Pack", un aparatoso dispositivo que se añadía al mando para generar una respuesta a lo que acontecía en el videojuego. Como unión entre lo real y lo virtual.

n64-rumble-pack

Acorde al desarrollo de la realidad virtual, ¿no tendría sentido emplear los avances en cómo vemos el juegos para también avanzar en cómo lo sentimos y experimentar algo más real?

Sentir lo que ves

impacto

Impacto, por ejemplo, es un proyecto del laboratorio de Interacciones Computacionales Humanas de la universidad Hasso Plattner en Alemania. Es un weareable inalámbrico diseñado para generar sensaciones hápticas para que, cuando jugamos a algún juego de realidad virtual, podamos sentir los impactos que vemos con nuestros ojos.

Dirigido por el profesor Patrick Baudisch el equipo ha logrado diseñar un dispositivo que genera una respuesta física en nuestro cuerpo para acompañar lo que acontece en el juego. Es una estimulación muscular eléctrica que mueve tu brazo hacia atrás.

En el vídeo superior podemos ver la demostración de su funcionamiento en juegos de deporte como fútbol, baseball o boxeo. Se usan unas gafas de realidad virtual para la visión, un Kinect para el seguimiento de nuestro cuerpo y el kit Impacto para sentir lo que vemos.

En la demo de boxeo, el usuario siente el impacto del golpe cuando bloquea el golpe en el videojuego. En la de fútbol sentirá el chut de la pelota en lugar de chutar al aire. Además de dar un feedback físico se encarga de leer el movimiento de tus extremidades y enviar ficha información al videojuego. El sistema es algo rudimentario y aparatoso, pero muestra ideas para un futuro en los videojuegos mucho más real e inmersivo.

Han diseñados varios dispositivos para que se adapten a la fisonomía de varias personas gracias a varios tamaños y formas para acomodarse en rodillas y biceps.

Es rudimentario, genera fricción y está claro que, ahora mismo, su viabilidad en el mercado sería muy escasa. Pero es un comienzo y los fabricantes de VR seguro que comienzan a experimentar con la nueva generación de realidad virtual.