¿Atascado en Metal Gear Solid V: The Phantom Pain? ¿No sabes qué es lo mejor para tu Mother Base? ¿Dudas a la hora de elegir compañero para tus misiones? Desde Hipertextual os dejamos con 10 consejos para que vuestras incursiones en la última obra de Hideo Kojima sean más satisfactorias y eficientes.

Antes de nada, cabe recordar que podéis pasar por aquí para ahondar en la historia previa a Metal Gear Solid V: The Phantom Pain. Dicho esto, ¡empecemos!

Explora a fondo la Mother Base

Al principio será un recinto frío y sin demasiado interés pero, poco a poco, podremos encontrar pasatiempos y detalles entretenidos e interesantes. Desde ciertos campos de tiro o de pruebas hasta varias escenas de vídeo o easter eggs (hay una muy “especial” en el Pabellón médico) pasando por la posibilidad de subirle la moral a nuestros soldados y que éstos trabajen de forma más eficiente.

Además claro, tendremos el incentivo de ver desarrollarse la que podrá terminar siendo una base exageradamente grande.

Organiza, recoloca y sé un buen comandante

El personal de vuestra Mother Base deberá ser dividido entre los distintos departamentos de la misma (podrá ser hecho de forma manual o automática). Si en un momento dado requerís del desarrollo de un arma o herramienta concreta, deberíais optar por añadir soldados al área de I+D para ahorrar tiempo. Una vez conseguidas dichas mejoras, podréis volver a recolocar a los soldados utilizados. Sobre este punto, priorizad las mejoras del Fulton y el iDroid, lo agradeceréis.

Usa los prismáticos

Hablamos de uno de los gadgets más útiles de The Phantom Pain. Esenciales a la hora de plantear nuestras incursiones en campamentos y fortalezas para marcar enemigos, secuestrados y cualquier punto de interés, también serán útiles, mejora mediante, para conocer las habilidades de los soldados enemigos que podamos capturar.

Ignora los créditos previos a cada misión

En una decisión absurda, antes de cada misión (principal o secundaria) se mostrará en pantalla tanto los nombres de los devs implicados (sí, os hartaréis de ver lo de “Created by Hideo Kojima”) como los de todos los personajes, ejércitos e incluso vehículos que harán acto de presencia en dicha misión.

Así, como me ocurriera a mí, es posible que os arruinen sorpresas relacionadas con algún que otro personaje que no esperabais ver todavía. Hacéos un favor y apartad la mirada de la pantalla mientras pasan los créditos.

MGSV - 5

No tengas miedo a variar tu estilo de juego

Estamos en un Metal Gear Solid y, por tanto, siempre será más atractivo el apostar por un acercamiento sigiloso y alejado de explosiones, alarmas y tiroteos multitudinarios. Así, The Phantom Pain ofrece opciones muy interesantes si queremos pasar desapercibidos.

Pero teniendo en cuenta la amplísima variedad de armas y gadgets, será posible que nos apetezca entrar en los campamentos sin demasiados miramientos. El vernos obligados a repetir muchas misiones para conseguir todos los objetivos o las misiones secundarias que no incluyen valoración (el ranking final que depende de las alarmas provocadas, el tipo de muertes, etc.) pueden convertirse en nuestro campo de pruebas particular.

De hecho, cambiarlo será clave

Es muy sencillo recurrir a nuestra arma tranquilizadora para terminar con campamentos completos. Y lo mismo ocurre con lanzar bombas de humo para despistar a los soldados presentes. El problema es que no os debéis acostumbrar a ello.

Según nuestro desempeño y las tácticas seguidas en nuestras incursiones, los enemigos se adaptarán a nuestro modus operandi. En mi caso, pude completar decenas de misiones sin variar un ápice mi estrategia pero eventualmente encontré soldados con cascos que dificultaban los disparos de dardos a la cabeza o máscaras para protegerse del humo lanzado. No os encerréis en una sola vía de actuación y elegid otras tácticas.

MGSV - 2

Interroga, interroga e interroga

El coger a soldados enemigos por la espalda e interrogarles es esencial en cada misión, ya sea principal o secundaria. No solo podremos terminar dejándoles inconscientes sin gastar munición si no que obtendremos información de interés como la localización de prisioneros, soldados especialistas, materiales o, en las misiones principales, información de relevancia sobre nuestros objetivos.

El lanzamisiles es tu amigo

Aunque parezca ir a contracorriente con la esencia de la franquicia, contar con un lanzamisiles se convertirá en imprescindible para completar multitud de misiones centradas en eliminar tanques y otros vehículos en un tiempo determinado (sí, hablamos de Metal Gear). Así pues, intenta desarrollarlo en las fases tempranas del juego.

Por el contrario, si lo vuestro es el sigilo en todo momento, podréis optar por unos C4 que, eso sí, es más que probable que se os queden cortos y os obliguen a pedir más recursos.

MGSV - 4

Escucha las cintas

Aunque parezca extraño e inexplicable, no tardaremos en comprobar cómo Big Boss no suelta prácticamente palabra dando igual lo que pase a su alrededor (ya sea encontrarse enemigos extravagantes o antiguos compañeros esenciales para su causa). Si queremos oír algo salido de su boca o, sobre todo, empaparnos del contexto de The Phantom Pain, deberemos recurrir a las cintas.

Desde los acontecimientos ocurridos en MGS3: Snake Eater o Ground Zeroes hasta la situación política de las zonas que visitamos pasando por información interesante sobre personajes secundarias o enemigos. Se sigue obviando información interesante por el camino y no es la mejor solución (será habitual, si los escuchamos en plena misión, que las voces de Kaz, Ocelot y Big Boss se entremezclen con los mensajes del iDroid) pero es algo necesario si queremos empaparnos del universo de The Phantom Pain.

👇 Más en Hipertextual