La Universidad Politécnica de San Petersburgo y Ford han llegado a la fase final de un proyecto más que interesante de investigación a gran escala destinado a mejorar la tecnología de comunicaciones de los coches conectados. Como resultado de este trabajo Ford ha podido presentar varias patentes de tecnología enfocada a la conectividad que pueden servir para mejorar los coches conectados.

El proyecto ha tenido una duración de tres años, un periodo de tiempo que se ha destinado a desarrollar una tecnología robusta para conectar al conductor con los principales proveedores de servicios de información en la nube. El principal problema a solventar fue las comunicaciones fiables en condiciones donde no hubiera una sobrecarga de la red o una mala conectividad.

El equipo creó un administrador de conectividad inteligente para gestionar la variedad de posibles comunicaciones, entre las que se encuentra Wi-Fi, datos móviles, comunicación con otros coches e infraestructura, que utiliza un software y algoritmos que determinan la calidad de la señal en cada momento para usar la más adecuada.

Ford está siendo un actor muy activo en la creación de tecnología de comunicaciones más fiable para los coches conectados.

Con esta información los desarrolladores crearon un mapa de cobertura de conectividad a pequeña escala con la información del terreno al que se le incorporan diferentes variables como la calidad del servicio, las condiciones del tráfico, las redes disponibles, etcétera. Este mapa es muy interesante para ejemplos como la circulación en un túnel, en el que no hay comunicaciones, pero sí que podría usar la señal que rebotase de los vehículos que están entrando o saliendo y por tanto aún tienen cobertura.

El administrador de conectividad inteligente selecciona, por ejemplo, a ese coche que entra en el túnel para entregar la información recopilada al resto de vehículos de modo que se pueda transmitir una perturbación en el tráfico o las condiciones climatológicas.

coches conectados

En el futuro, el mapa de conectividad será mucho más completo al recoger la información en tiempo real de cientos de vehículos en la zona por la que circulemos.

Esta tecnología ha sido tan novedosa que los investigadores de la Universidad de San Petersburgo llevaron a cabo una serie de experimentos en el espacio empleando los mismos fundamentos de conectividad multicanal que se usaron en el proyecto de Ford. A bordo de la Estación Espacial Internacional, los astronautas utilizan un joystick para controlar un robot en medio de condiciones de ruido, retrasos de señal de funcionamiento y fallos en los equipos. Con esta tecnología pueden hacerlo con muy pocas incidencias.

Este proyecto se completará a finales de año y los resultados podrán integrarse en los sistemas de Ford para poder ser beneficiosos en los proyectos que el fabricante ya tiene en el campo de al comunicación entre vehículos, sobre todo con la entrega de mensajes de emergencia y actualizaciones vía OTA.