coches modulares

Una idea que rodea la mente de muchos empresarios es el concepto de modular, de adaptable en función de las necesidades del cliente. Lo hemos visto en smarthones con el Proyecto Ara, que pretende crear un terminal móvil totalmente adaptable: el cliente escogería su cámara, su capacidad, su procesador, su pantalla... pero ¿este concepto tendrá sentido si lo aplicamos en los coches? Es más ¿tiene sentido en sí mismo la idea de modular?

¿Acaso no son ya los coches modulares?

Cuando acudes al concesionario a comprar un coche puedes optar por escoger el propulsor, la caja de cambios, el equipamiento multimedia, seguridad... ¿No es acaso esto ser modular? Sí, pero no.

Definamos primero cómo seria un coche modular. Los coches modulares no tienen como objetivo que escojas en el momento de la compra el motor, sino que posteriormente puedas actualizarlo. Es decir, compras tu coche modular, imagina por un momento que sea eléctrico, pero pasados 6 años el fabricante ha desarrollado una nueva batería con el doble de capacidad. Ser modular significa que podrías cambiarla sin problemas. ¿No es una idea fantástica?

Pero no solo tenemos que centrarnos en piezas costosas y que probablemente no actualicemos en la vida por su elevado coste. Me refiero a que podremos cambiar piezas de la carrocería para que incluso la forma del coche pueda actualizarse: añadir un módulo para dotarlo de más capacidad en el maletero por ejemplo, o incluso convertir un pequeño vehículo en uno familiar conforme vayan creciendo tus necesidades.

Dicho esto, ¿tiene sentido el coche modular? No, probablemente no. Lo más habitual no es querer actualizar el coche conforme varíen nuestras necesidades, sino cambiarlo. En mi opinión los coches modulares no tendrán ninguna presencia en el futuro porque estamos viendo que el objetivo de los fabricantes no es que actualices tu coche, sino que lo cambies, por ello presentan cada muy pocos años (algunos constructores solo cada dos) renovaciones estéticas y tecnológicas para que tu coche caduque cuanto antes y tengas la necesidad de uno nuevo, pero no de actualizarlo.