Los Países Bajos coparon los titulares de prensa hace unos meses por implementar el primer carril bici solar: un sistema de recolección de energía pavimentado con paneles solares con recubrimiento de vidrio. Pasados seis meses de prueba, los ingenieros reportan un desempeño mejor de lo esperado: 70 metros de carril bici están generando 3000 kWh, suficiente energía para alimentar una pequeña vivienda durante un año.

"Si trasladamos la prueba a un ejercicio anual podríamos esperar más de 70Wh generador por metro cuadrado al año", dice Sten de Wit, representante de SolaRoad a los reporteros de Aljazeera.

Imaginad el potencial si todas las carreteras fuesen paneles solares. En España y países del mediterráneo el rendimiento sería fabuloso.

Los paneles solares empleados en el carril bici son capas intercaladas de vidrio, caucho de silicona y cemento. Son los suficientemente resistentes como para soportar el paso de camiones de bomberos de 12 toneladas sin sufrir ningún deterioro. Cada panel se conecta individualmente a los contadores inteligentes que optimizan su producción y transfieren su energía a la red eléctrica o el alumbrado público.

Los ingenieros tardaron más de 5 años en crear un sistema lo suficientemente viable para implementarse en producción: "Si un panel se rompe, le da la sombra o tiene una gran capa de suciedad encima sólo se apagará ese panel fotovoltaico", aseguró Jan-Hendrik Kremer, consultor especializado en tecnologías de energías renovables de la empresa Imtech.

Por el carril bici han pasado más de 150.000 ciclistas durante los seis meses de pruebas, y el único defecto encontrado es una pequeña sección del recubrimiento que permite a la superficie tener la adherencia adecuada para poder andar en bici por encima, se ha ido desgastando debido a los cambios de temperatura. El equipo de SolaRoad ya está trabajando en la posible solución, algo que será todavía más importante de llevarlo a las carreteras.

"Desarrollamos una serie de recubrimientos que son lo suficientemente resistentes como para hacer frente a las cargas de tráfico y dar, además, tracción a los vehículos que pasan por encima" dijo Stan Klerks, científico del grupo de investigación holandés TNO.

Los investigadores e ingenieros han diseñado los paneles no sólo para capturar y convertir la mayor cantidad de luz posible, sino para durar como mínimo 20 años. Algo similar a lo que duran otros paneles solares.

La clave, asegura el grupo, es hacer esta tecnología lo suficientemente efectiva para que se pague su coste en cinco años. Hay 140.000 km de carreteras en los Países Bajos, por lo que el entusiasmo es grande ante la oportunidad que se les presenta de expandir sus pruebas.

  1. Tenéis más información en el web oficial de SolaRoad.
  2. En los Países Bajos la bicicleta es el medio de transporte por excelencia.
  3. Pruebas de carreteras luminosas en holanda.

👇 Más en Hipertextual