Google ha firmado un acuerdo con algunos medios tradicionales europeos entre los cuales está El País para encontrar formas de trabajar mejor con empresas de contenidos, e incluye un "fondo de innovación" de 150 millones de euros destinados a "ayudar al soporte de un ecosistema de noticias sostenible y promover la innovación en periodismo digital". La iniciativa se ha bautizado como Digital News Initiative.

En el pacto, además del periódico español El País se encuentra el Financial Times, Die Zeit, FAZ, Les Echos, La Stampa, y NRC Media.

Google necesita urgentemente mejorar su imagen dentro de Europa después de haber sido acusado por los reguladores de la región de distorsionar resultados de búsquedas y actuar de forma poca competitiva. De hecho, como parte del acuerdo de paz ha aceptado errores en la forma en que se relaciona con medios noticiosos. También podría ser un primer paso en firme para que medios tradicionales españoles encuentren puntos en común con Google y resolver el infame canon AEDE que, cuatro meses después de aprobarse, sigue sin ponerse en práctica.

Aún así los problemas de fondo que afectan a los medios digitales y su relación con Google no parecen ser del todo abordados: actualmente Google es una especie de juez y parte en una relación de dependencia entre los medios de comunicación online y los servicios de la compañía. Google puede hundir de un día para otro a una publicación si decide penalizarla en buscadores, sin explicación alguna. También tiene control de la plataforma responsable de parte de los ingresos publicitarios (Adsense/AdExchange) y en algunos países es responsable de la difusión de noticias por medio de Google News y la audiencia que eso representa.

Sí, se entiende que el "cordón umbilical" entre publicaciones y Google puede ser desconectado en cualquier momento por el medio digital, pero hay que aceptar que si Google también se nutre del contenido generado por las publicaciones a cambio de tráfico, se podría tener una mejor relación que beneficie a todas las partes. Ya veremos si esta iniciativa y esa inversión de 150 millones de euros resuelve algunos de estos grandes dilemas.