Las cajas de cambios automáticas parecen vivir una evolución muy llamativa. Hace tan solo unos años estábamos anclados en cinco velocidades con convertidor de par, de ahí saltamos a los dobles embragues, mejorando prestaciones y suavidad. Tras este gran salto hemos estado un poco estancados, si acaso se añadía alguna relación, **llegando hasta las 7**, que parecen ser el estándar en el sector.

Algunos fabricantes piensan que puede añadirse alguna velocidad más, ya existen modelos (muy pocos) en el mercado con cajas de cambios automáticas con 9 relaciones, pero Ford va **todavía más allá** y ha patentado una con hasta 11 marchas.

Es importante recalcar que patentar no significa que vaya a salir a producción.

El objetivo de añadir más relaciones a la caja de cambios automática es **hacerlas lo más eficientes posibles de cara a aprovechar la fuerza del motor**. Así, las primeras marchas suelen tener unos desarrollos cortos para favorecer la aceleración y las largas todo lo contrario, los desarrollos son largos para hacer que el motor gire a las menores revoluciones posibles y así **consumir poco** en autovía o a velocidades constantes.

Es lógico pensar que a cuantas más velocidades mejor, pero no, porque también aumenta el tamaño de la propia caja de cambios, su peso, el número de piezas que puedan romperse… etcétera. Además, algunos fabricantes de transmisiones afirman que **9 es el número perfecto entre prestaciones y ahorro**.

Ford instalará una caja de cambios de 10 velocidades en el nuevo F-150 (que llegará en 2017) y no hay intenciones de usar la de 11 en modelos de próxima factura, eso sí, es un **excelente ejercicio de innovación**.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.