Lo primero que he espetado esta mañana al enterarme del simbólico aniversario ha sido un “¡Qué viejo estoy!” de manual. Más allá de mis habituales quejas por todo, he tirado de hemeroteca para repasar artículos de la época, de cuando Sega aprovechó ese año de margen que le dio Sony para deslumbrarnos con conversiones perfectas de Naomi. Por aquel entonces internet no estaba en todos los hogares, y seguíamos recurriendo a revistas especializadas para empaparnos de información. De hecho, cualquier cosa servía para que nuestras expectativas se dispararan. Un hito como la PlayStation original desde luego invitaba a recibir con los brazos abiertos a la futura sucesora. Noticias, rumores, esperanzas...hasta que llegó el día. Cambio de año, discusiones sobre la entrada del nuevo siglo, el efecto 2000 y el nacimiento de la que a posteriori se convertiría en la consola más vendida de todos los tiempos: PlayStation 2.

Honestamente, el primer recuerdo que tengo sobre esta máquina es decepcionante. Pude probar la versión japonesa en una tienda de videojuegos de barrio, de esas que cada vez proliferan menos. Concretamente, el primer título al que jugué fue Ridge Racer V. De acuerdo, se “veía mejor” que por ejemplo Ridge Racer Type 4 (de la PlayStation original), pero ya me había acostumbrado a referentes como Soul Calibur. También tuve la oportunidad de probar Tekken Tag Tournament, mucho más redondo que el juego de carreras de Namco, pero seguía sin decirme nada ¿Os acordáis del cacareado Emotion Engine? La prometedora CPU de PlayStation 2 no daba sus frutos, pero sin embargo regalaba dolores de cabeza a los desarrolladores, lo que se evidenció con un catálogo de lanzamiento bastante pobre.

En Noviembre de ese mismo año llegó a Europa. Además de ser vendida como la gran sucesora de PlayStation, también lo hizo como uno de los primeros reproductores DVD del mercado. Sony aprovechó su estrecha relación con el cine para que ambos mercados se beneficiaran, y no fuimos pocos los que estrenamos la consola con una película. El catálogo con el que debutó en el viejo continente, por otra parte, tampoco brillaba en exceso, pero al menos era más afín a los gustos occidentales. De hecho, un ejemplo perfecto de conformismo fue mi primera adquisición: SSX, el genial juego de snowboard de la extinta EA Big.

Metal Gear Solid 2

Pasaban los meses y poco a poco íbamos cogiéndole el gusto a la consola. No había mucho catálogo disponible, pero se agradecían algunos detalles, como ponerla en vertical o la retrocompatibilidad, que nos salvaba la típica tarde de Viernes jugando a los antiguos Pro Evolution Soccer. No había mucho donde rascar, y hasta bien entrado 2001 no pudimos disfrutar de los primeros juegos “en condiciones”. Estos fueron Onimusha y Zone of the Enders (Z.O.E), el también conocido como el portador de la demo del auténtico bastión de la consola: Metal Gear Solid 2. Mientras tanto, Dreamcast perdía fuelle en detrimento de la consola de Sony. No podía seguirle el ritmo, y la gota que colmó el vaso definitivamente fue la obra maestra de Kojima. De todas maneras, antes también pudimos disfrutar de verdaderas joyas como Gran Turismo 3 A-Spec o el genial Devil May Cry, juegos que enseñaban por fin la superioridad técnica de la máquina frente a su rival.

La grandeza del catálogo de la máquina de Sony es casi infinitaA partir de ese momento, Sony pisó el acelerador y dejó atrás a todos sus competidores. Sega se quedó en la cuneta, mientras que Nintendo y Microsoft, con bólidos superiores, no llegaron a tiempo a la carrera. Si nos ponemos a hacer memoria, pese a todas las dificultades de programación y el tímido arranque de la consola, no podemos negar la gran cantidad de juegazos que dio esta máquina. Silent Hill 2, Jak and Daxter, Grand Theft Auto III, Final Fantasy X, ICO, PES 5...la lista es interminable ¿Quién no echa de menos un GTA como San Andreas? ¿Por qué esperamos con tantas ganas The Last Guardian si no es por Shadow of the Colossus? La grandeza del catálogo de la máquina de Sony es casi infinita. Además, cuando parecía que la consola no tenía nada más que decir, unos desconocidos como Santa Monica revolucionaron el mercado con God of War. Y si eras como yo, que ansiaba tener una Game Cube por Resident Evil 4, Capcom claudicó irremediablemente sacando una versión para PlayStation 2, con la intención más que obvia de arañar un trozo del enorme pastel.

No podemos olvidarnos de algunos periféricos como el EyeToy, los micrófonos de SingStar o los pulsadores de Buzz, como tampoco de los últimos coletazos de la consola, con títulos tan importantes como God of War II o Final Fantasy XII. Con todo, esta maravillosa consola que hoy está de aniversario ha dejado un recuerdo imborrable entre los jugadores. Ha sido la madre de los GTA en 3D, la de los “piques al PRO”, la de los últimos grandes Final Fantasy, la de Team ICO, la de las reuniones en familia para cantar con SingStar, la del catálogo japonés lleno de rarezas...demasiados buenos recuerdos.

Modelo original de PlayStation 2

En definitiva, hoy 4 de marzo de 2015 se cumplen 15 años desde su lanzamiento, y desde aquí he querido escribir este pequeño homenaje. Dentro de 5 años nos volveremos a acordar de ella, y cuando nos pongamos a escribir seguramente lo haremos desde el escritorio virtual que nos proporcione el casco que llevemos puesto en la cabeza. Pero sea como sea, PlayStation 2 significa historia, y esa sonrisa nostálgica nadie nos la borrará cuando pensemos en su legado.